Para nuestra desgracia, cada día somos menos animales, menos criaturas de la Naturaleza y más productos de artificio. No nos iría nada mal cultivar con amor lo que nos queda de animales. Pero no es sólo eso, en lo que tenemos de racionales, nos hemos alejado en demasía de la racionalidad que más nos acerca a la Naturaleza, como verás en la sección LAS COSAS Y SUS NOMBRES, y para nada bueno.

Ya que el retorno a la Naturaleza es imposible, cultivemos al menos una racionalidad más sensata, más respetuosa (reverente, a ser posible) con la Naturaleza. Eso es lo que pretende cultivar EL ALMANAQUE todos los sábados, dedicados por los romanos a Saturno, el dios de la agricultura y de las fuerzas naturales.

Volver al almanaque