El General invierno nos declara la guerra. Marte se despoja de su rojo atuendo para vestirse de blanco. El remedio, "al mal tiempo, buena cara". No pesan lo mismo las dificultades, los achaques, las calamidades, si se sobrellevan con buen ánimo, que si las sobrecargamos con el peso añadido de nuestro pesar, de nuestro desánimo, de nuestra autocompasión.

Dedícate a arrancarle hojas a EL ALMANAQUE y a esparcirlas a tu alrededor, para ayudarte a ti y a quienes te rodean a ponerle buena cara al mal tiempo, sople el viento de donde sople.

Volver al almanaque