ONOMÁSTICA

 

 santos.jpg (2562 bytes)           CLEMENTE          santos.jpg (2562 bytes)

23 de Noviembre

Este nombre tiene la virtud de entenderse su sugnificado directamente en nuestra lengua, por lo que induce a suponer que quien lo lleva goza de un carácter bondadoso, comprensivo, amable; y uno espera encontrar en él las virtudes que acompañan a la clemencia y que de ella derivan. No sólo eso, sino que quien lo lleva consciente de su significado y del valor añadido que han aportado al nombre los que antes que él lo han llevado, se siente inclinado en mayor o menor grado a ser consecuente con lo que significa, de manera que cada vez que se deje llevar por la ira, por la venganza o por otros sentimientos que le desdicen de su nombre, tendrá la sensación de que esos comportamientos son impropios de él.

San Clemente I fue el tercer Papa de la cristiandad. Le nombra San Pablo en su carta a los cristianos de Filipo, y él mismo hubo de escribirles una carta reconviniéndoles para que se comportaran conforme a las enseñanzas de Cristo. Les recomienda enérgicamente que se dejen de envidias y celos, que no son propios de cristianos, y practiquen la humildad, la sumisión y en general todas las virtudes cristianas. Sufrió destierro y trabajos forzados en el Quersoneso, en tiempos del emperador Trajano. Y fue tal su éxito entre sus compañeros de condenados a las minas, que hizo entre ellos muchas conversiones, por lo que, no pudiendo soportarlo más los romanos, le condenaron a morir arrojándolo al mar con una áncora al cuello.

Dos Santos más registra la Iglesia con este nombre: San Clemente de Irlanda, monje, cuya fama de santidad fue tan grande que Carlomagno lo llamó junto a sí y la confió la Escuela Superior de París. Y San Clemente María Hofbauer, nacido en Moravia en 1751 y muerto en Viena en 1820. Su gran humanidad, su bondad por encima de toda mesura, tenía cautivada a toda Europa.

En la importante lista de los Clementes, se cuentan nada menos que catorce Papas (era éste un nombre por el que sentían una especial predilección), varios escritores y políticos, un famoso entrenador de fútbol y el escritor y filósofo Clemente de Alejandría, que afrontó los problemas que le plantea la fe a la filosofía y nos dejó numerosas obras.

Es éste un nombre que no necesita elogios, porque se elogia a sí mismo, y que nos induce a pensar que quien así se llama es en verdad clemente.

LEILINE.GIF (3978 bytes)