Cada cual ha de hacer el cesto con los mimbres que tiene. Una vez hecho el cesto, poco se nota si los mimbres eran largos o cortos, si estaban derechos o estaban torcidos. Lo importante, es hacer el cesto y que sirva y resista. Y para eso cualesquiera mimbres son buenos. La diferencia está en que trabajar con malos mimbres de más trabajo, y encima el resultado no es tan vistoso. Pero nada más.

No confundas lo accesorio con lo fundamental, y sobre todo no dejes de seguir tu camino porque te faltan cosas accesorias. Es un error muy grave. Si andas mal calzad@ , mal equipad@ y mal avituallad@ te costará más andar el camino, pero eso no te ha de servir de coartada para abandonar.

Seguro que EL ALMANAQUE te puede ayudar a no ver ni tan cortos ni tan torcidos tus mimbres.

Volver al almanaque