¿Te has parado a pensar en la cantidad de cosas que haces por amor? ¿Te has percatado de cuántas son las cosas que si no las condimentases con una pizca de amor no te sabrían a nada? Aunque no lo percibas, el amor es uno de los componentes del aire que respiras. Aunque no te des cuenta, aspiras y expiras y suspiras y respiras e inspiras amor. Unas veces mucho, y otras poco, muy poco, pero siempre hay algo de amor en tu vida. Sin él no podrías vivir, igual que sin aire.

EL ALMANAQUE está por incrementar día a día esa dosis de amor que ha de llevar el aire que respiramos, todo aquello que hacemos, especialmente cuando detrás de las cosas hay personas.

Volver al almanaque