ONOMÁSTICA

 

DIONISIO

santos.jpg (2562 bytes)

 17 de NOVIEMBRE

Los grandes nombres están cargados de una energía que nunca se pierde, sino que se transforma. Es el caso de Dionisio, que procede del dios griego del mismo nombre, un dios solar de primer orden, no sólo con cultos y mitos propios, sino también con doctrinas que llegaron a constituir todo un movimiento religioso de gran alcance, que dejó el terreno abonado para la gran revolución religiosa y humana que representó el cristianismo.

El dios Dionisos, que al pasar al panteón romano lo hizo con el nombre de Baco, y con sus poderes reducidos al vino y poco más, fue para los griegos un dios primigenio que estuvo a punto de desbancar a Apolo y al mismo Júpiter. Era dios de la agricultura y como tal, inventor del vino. Fue también dios de la medicina, por encima de Esculapio. Hubo un fuerte antagonismo entre los adoradores de Apolo y los de Diónisos. En muchas poblaciones se le asocia a Afrodita (Venus) en los sacrificios, quizá con el fin de reunir las dos divinidades de la generación. En Atenas se le considera un héroe y conquistador mítico asimilado a Hércules.

En los ritos se interpretaban los fenómenos de la vida de la naturaleza, simbolizados por la pasión, la muerte y la resurrección del dios, y expresados por la lucha, el sufrimiento y el triunfo. "Entusiasmo" se denominaban esttos ritos que se representaban en trance. He ahí un anticipo de nuestra Semana Santa.

San Dionisio de Alejandría (siglo II), que hubo de vivir, al igual que los demás cristianos, en un clima muy duro de persecuciones. Desde su ministerio episcopal contribuyó poderosamente al asentamiento doctrinal del cristianismo, fuertemente sacudido en sus inicios por las herejías.

San Dionisio Areopagita (siglo I) era presidente del Areópago de Atenas cuando pasó por allí predicando San Pablo apóstol. Se convirtió al cristianismo, fue ordenado obispo de Atenas por el mismo apóstol y murió en la hoguera.

San Dionisio (Saint-Denis) obispo de París. Mandado por la Santa Sede a Francia para cristianizarla (sigloVII). Murió decapitado.

Éstos son los santos principales entre la docena que llevan este nombre. Les siguen en las enciclopedias reyes y sabios que aumentaron el brillo de este nombre.

Es el de Dionisio un nombre bello y sugerente, cargado de historia, de misterio y de energía. ¡Felicidades !