TORIBIO

Suele darse como etimología de este nombre la palabra griega qoruboV (zórybos), con el significado de ruidoso, estrepitosio, movido. Aunque es grande la afinidad léxica entre ambos, es difícil establecer la conexión histórica, puesto que aparece el nombre de Toribio exclusivamente en el área lingüística hispana en un momento en que el conocimiento del griego era muy restringido. Un rastreo por la toponimia y por las lenguas hebrea y árabe, nos podría ofrecer alguna otra explicación etimológica.

Santo Toribio de Mogrovejo, arzobispo de Lima (Perú), nació en Mayorga (prov. de León) en 1538. Estudió gramática en Valladolid y después teología y cánones en Salamanca. Más tarde dio clases en Coímbra de 1561 a 1571 y se graduó en ambos derechos en la universidad de Salamanca en 1573, y durante algún tiempo fue consejero de la Inquisición en Granada (1575) y el año 1579 fue nombrado arzobispo de Lima, aunque no recibió las órdenes sacerdotales hasta 1580, poco antes de embarcarse hacia América. En mayo de 1581 hizo al fin su entrada en Lima. Pronto comenzó a visitar su extensa diócesis y en 1582 convocó un concilio provincial en Lima, una de cuyas labores fue la publicación de un catecismo para facilitar así la labor de evangelización de los párrocos, que fue luego traducido al quechua y al aymará. También se estableció la forma en que los obispos debían crear parroquias nuevas y cómo había que administrar los sacramentos a los indígenas. Más adelante fundó el seminario conciliar de Lima, que fue el primero en establecerse en América. Para poder evangelizar mejor a los indios aprendió los idiomas quechua y guajiro del bajo Casamare, el guajiro de Quito y el tuncha que se hablaba en el Sur de la actual Colombia. Fue un incansable viajero y la muerte le llegó en 1606, durante uno de sus frecuentes viajes por el interior del país, en Saña Grande, Perú. Fue beatificado en 1679 y canonizado definitivamente en 1726.

Los Toribios celebran su onomástica principal el 23 de marzo, en que se conmemora Santo Toribio de Mogrovejo (antes se había celebrado el 27 de abril); otro santo Toribio obispo se celebra el 16 de abril; y santo Toribio obispo de Astorga se celebra el lunes de la segunda semana de Pascua.

Otro Toribio insigne fue el llamado Hermano Toribio (Toribio de Velasco), que fundó en 1723 el primer reformatorio - escuela de formación profesional, institución denominada Los Toribios de Sevilla. El mismo fundador era uno de esos chicos tirados en la calle; su modesto propósito fue recoger a los niños que vivían en la calle y darles oportunidad de formarse. Llegó a juntar 150 niños. En la gestión y dirección del centro, los niños tenían una parte muy activa.

Los Toribios que han pasado a la historia, son de una gran talla espiritual y humana; por ello, quienes lucen este nombre, pueden estar orgullosos de los grandes personajes que le han dado brillo y esplendor. ¡Felicidades!  

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.