DEOGRACIAS

De la expresión latina Deo gratias, que significa "gracias a Dios" y que se usa especialmente en la liturgia y en la vida monástica, se formó el nombre propio Deogracias. Es una exclamación de conformidad con la voluntad de Dios, y de agradecimiento. Se emplea también para expresar el descanso que se experimenta al término de una situación difícil y enojosa, y en algunos lugares se usa todavía, aunque cada vez menos, como salutación al entrar en una casa. En la sociedad profundamente religiosa que generó el cambio de religión de todo el imperio romano, éste era un nombre especialmente agradable de llevar. Nacido probablemente como sobrenombre dado a quienes tenían con mucha frecuencia esta expresión en su boca, derivó luego a nombre, sin llegar a extenderse demasiado su uso.

San Deogracias fue consagrado obispo de Cartago el 25 de octubre del 453, en plena invasión de los vándalos, que al entrar expulsaron a su obispo san Quod-vult-Deus (LoqueDiosquiere) y a su clero, manteniendo la iglesia abandonada y sin culto religioso durante 14 años. A petición del emperador Valentiniano, Genserico permitió a san Deogracias ejercer su ministerio pastoral con aquella feligresía tan largamente abandonada. Fue el obispo providencial que necesitaba la diócesis de Cartago en aquel momento. Fortaleció en la fe a todos y ayudó a muchos, pues la invasión había quebrantado la economía de la población autóctona. A los dos años de estar Deogracias al frente de la diócesis, Genserico entró en Roma, la saqueó y se llevó cautivos a África a buen número de sus habitantes. Desplegó el santo obispo una caridad y una eficacia admirables para atender a los miles de desplazados que fueron a parar a su diócesis: habilitó todos los templos de la ciudad para alojarlos, de noche especialmente. Consiguió la solidaridad de sus feligreses para con los deportados. Vendió todo lo que en la iglesia tenía algún valor para atender a sus más urgentes necesidades. Hizo todo cuanto estuvo en su mano para evitar que se dividieran las familias. Atendía él personalmente a los enfermos. Tres años y unos meses duró en total su episcopado, y murió en medio de la tensión constante por atender a muchos más necesitados de lo que le permitían los recursos de toda la diócesis. Su caridad y su ejemplo dejaron una huella profunda en toda la Iglesia que sabía de su dedicación heroica a los deportados.

Los Deogracias celebran su onomástica el 22 de marzo (anteriormente había sido el 23). En Cartago se celebra el 5 de enero, y en Argel, el 29 de octubre.

Quienes llevan hoy este nombre pueden ufanarse de él legítimamente, pues amén del gran personaje que lo santificó y le dio dignidad y realce, y además del valor que el propio nombre tiene por sí mismo, pueden estar seguros de que tratándose de un nombre tan singular, constituye una larga tradición familiar que tiene el valor añadido de numerosas generaciones que lo han ido conservando y transmitiendo cada vez más ennoblecido. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.