EUFEMIA

Eufhmia (eufemía) significa "palabra de buen augurio" (su contrario es blasfhmia / blasfemía, que significa "palabra de mal augurio", que no debe ser pronunciada en las ceremonias religiosas). Se llama también en griego eufemía a la acción de evitar las palabras de mal augurio, de donde procede el significado de "silencio religioso". Otro significado es el de "eufemismo", y que se refiere al empleo de una palabra favorable en vez de la negativa que correspondería, por ser de mal augurio. Se evitaban estas voces incluso en los propios textos de las leyes. Por eso se evitaba la palabra muerte, e incluso se hablaba de Euménides, es decir, benévolas, para denominar a las terribles Erinias. O bien denominaban Ponto Euxino, o sea, mar hospitalario, al mar Negro, famoso por sus terribles naufragios. Significa también eufemía elegancia en el lenguaje, alabanza y palabra de elogio. De ahí que se use también en griego la palabra eufemía para denominar la buena fama.

Santa Eufemia virgen y mártir vivió en Calcedonia de Bitinia (Asia Menor). San Paulino de Nola y san Pedro Crisólogo (¡de palabra de oro!) ensalzaron su memoria, y el obispo de Poitiers la enaltece en sus célebres himnos De virginitate, poniéndola la primera después de la Santísima Virgen. Sucedió que el procónsul Prisco detuvo a Eufemia y a otros cuarenta y nueve cristianos y durante diecinueve días estuvo torturándoles por ver si así les obligaba a renegar de su fe. Eufemia, haciendo honor a su nombre, se explicó de una forma tan convincente, que dos verdugos, Sóstenes y Víctor, se negaron a seguir haciendo su trabajo, por lo que fueron arrojados a los leones. Los otros mártires fueron llevados a Roma para servir de diversión a la plebe, y Eufemia arrojada a los leones, quienes la respetaron por mucho tiempo. Pero la santa, viendo que su destino era el martirio, rezó para que los leones acabasen con ella. Su oración fue escuchada y uno de los leones se acercó y le dio un zarpazo mortal. Su cuerpo, que los leones no quisieron devorar, fue recogido por sus padres y enterrado.

Las Eufemias celebran su onomástica el 20 de marzo y en septiembre los días 3 y 16. Tienen en común las tres santas, que sufrieron el martirio a finales del siglo III.

Es digna de mención Eufemia Flavia Aelia Marcia, emperatriz de Oriente. Llegó a esta dignidad desde lo más bajo: siendo hija de una familia humilde, su padre decidió venderla como esclava a un romano que, prendado de ella, quiso manumitirla para elevarla a la condición de esposa. Al cambiar de estado, cambió también de nombre, abandonando el que hasta entonces había llevado, Lucipia, que era el de su familia. Su esposo llegó a ser emperador de Oriente, con el nombre de Justino I.

Aunque de uso muy restringido en occidente, el de Eufemia resulta ser un nombre muy significativo, que incluso mereció una canción mexicana titulada exactamente así: Eufemia. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.