SALVADOR

Forma parte este nombre del reducido grupo de los que no necesitan explicaciones etimológicas, puesto que su significado y su origen se entienden directamente. Se refiere a uno de los sobrenombres de Cristo. Ha sido y sigue siendo muy popular en los países de habla hispana y en Italia. En los demás países, en cambio, es desconocido. Su uso nació por un exceso de celo en el cumplimiento del precepto que manda no nombrar a Dios en vano. Para no incurrir en descuido, se prefirió sustituir el nombre de Dios por el de "El Señor", y el de Jesús, por el de "Cristo" o "El Salvador".

San Salvador de Horta fue un religioso español nacido en Santa Coloma de Farnés, España, en 1520. Era hijo de una familia muy pobre, por lo que su infancia la pasó entre penurias y privaciones. Aprendió el oficio de zapatero, que le enseñó su padre, pero tuvo que emigrar de su pueblo, porque el trabajo era muy escaso. Se estableció en Barcelona, donde consiguió una cierta seguridad económica. Era Salvador de natural recogido y dado a la meditación, por lo que se inclinó por la vida religiosa. En 1540 ingresó como lego en el convento franciscano de Santa María de Jesús, en las afueras de Barcelona. Prefería trabajar al servicio del convento, que esa era la función de los legos, porque de este modo integraba su trabajo en la oración. Después de profesar, fue destinado por sus superiores al convento que tenía la orden en Horta de San Juan (Tarragona), de donde le viene el sobrenombre. Llevaba una vida santa y austera, por lo que los fieles acudían a pedirle consejo a pesar de ser lego, habiendo tantos sacerdotes en el convento. La fama de santo le perseguía: incluso Felipe II lo llamó a la Corte. Por eso pedía a sus superiores que lo fuesen trasladando, para así luchar más eficazmente contra cualquier tentación de vanidad. En 1565 fue trasladado a Cagliari (Cerdeña), donde dos años más tarde (1567), debilitado por la penitencia, entregó su alma a Dios. Su culto fue autorizado ya en 1606 y luego confirmado en 1711, aunque no se le canonizó hasta el año 1938.

La onomástica principal de los Salvadores y Salvadoras es el 6 de agosto, en que se conmemora la Transfiguración de Jesús. Le sigue la festividad de San Salvador de Horta, el 18 de marzo y las de San Salvador Lilli, presbítero, y San Salvador Patris, mártir, que se celebran ambas el 22 de noviembre.

El Salvador, San Salvador, o Salvador es un nombre que se ha prodigado mucho en toda la geografía de habla hispana. La república de El Salvador tiene su origen en la fundación en 1528, por Diego Alvarado, de la ciudad de San Salvador, que fue capital de la región, capitalidad que no perdió cuando se declaró independiente y se constituyó en república, adoptando para ésta el nombre de El Salvador.

Es el de Salvador uno de los nombres de Cristo, que diría Fray Luis de León; el principal, después del de Hijo de Dios; por lo que lleva en sí toda la fuerza y toda la gracia que un nombre puede tener. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.