Logo

DIARI0 MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO 

LEA COMPLETO EL ALMANAQUE DE HOY - EFEMÉRIDES

Recopilación de ediciones de EL ALMANAQUE

Busca en la hemeroteca del Almanaque. Miles de artículos

Google  

 INDICE - LÉXICO - ETIMOLOGIAS - ORIGEN DE LAS PALABRAS

EL ALMANAQUE & LA CASA DEL LIBRO

EL ALMANAQUE dedica sus afanes a poner a tu alcance UNA PALABRA CADA DÍA

NOVIA

No es el femenino de novio, sino que al ampliarse y diluirse el significado de novia, se creó además su masculino. Viene en efecto de nubo, nubis, nubere, nupsi, nuptum, un derivado de nubes nubis, que significa nube, porque se pretende que la novia cubierta con su velo se sienta y sea percibida como cubierta por una nube. Los lexicólogos mantienen sus dudas sobre la relación entre nubo nubis y nubes nubis. Pueden tener razón en cuanto al origen, pero no en cuanto a la relación efectiva, porque era inevitable que dándose la coincidencia de formas (nubis es común a ambos términos), las llamadas etimologías populares no las hiciesen coincidir también en significado.

El rito de entregar al esposo la novia velada, es común a numerosas culturas. Y en ningún caso se da la circunstancia de que también el "novio" lleve velo o vaya velado de alguna forma en el rito del matrimonio, o de que la novia vaya desvelada, y el novio velado. Hubiese sido una tremenda incongruencia, un sinsentido. Tanto es así que los romanos para decir que un hombre era un calzonazos, le aplicaban el verbo nubere, como queriendo decir que fue el hombre quien llevó el velo en la boda. Uxori nubere nolo meae, literalmente significa "no quiero ser entregado en matrimonio a mi mujer", porque la mujer siempre es sujeto pasivo en el matrimonio: es casada, es entregada. Se decía del pobre que se casaba con una mujer rica que era casado, es decir entregado en matrimonio a la mujer.

Con el concepto de nubere va la forma transitiva de casar, que significaba entregar o recibir en matrimonio; para la mujer siempre tenía este verbo valor pasivo. Eran los padres de la novia los que la casaban, es decir la entregaban en matrimonio (el velo era el símbolo de esa entrega), y el hombre el que la recibía. El consentimiento de la novia requerido para el matrimonio legítimo significó un gran avance: era la frontera que separaba el matrimonio de la esclavitud. Pero fue avanzando la libertad de la mujer. El cambio de régimen gramatical de este verbo, pasando a usarse en forma reflexiva ("casarse"), es la señal inequívoca, marcada en el lenguaje, de que la idea y la práctica del matrimonio ha cambiado profundamente. Casarse implica la igualdad jurídica de ambos contrayentes. Y la formación del masculino de novia es un nuevo paso en esa dirección. De ese modo quedan ambos igualados. Las marcas que han dejado los hábitos y las actitudes en el lenguaje son evidentes.

De esta misma familia son los términos nupcias y nupcial, cultismos que se refieren a la boda. En la cultura judeocristiana tenemos un ejemplo totalmente gráfico de lo que representaba el velo en el matrimonio judío. En el Génesis se nos explica cómo Jacob se casó con dos hermanas, Lía y Raquel porque su suegro le engañó valiéndose precisamente del velo. Como la novia era entregada tan velada que era imposible verle el rostro, en la boda, que se celebró al caer la tarde, le entregó a la hija mayor, que no era la que Jacob pretendía. Fue a la mañana siguiente, una vez desflorada Lía, cuando Jacob cayó en la cuenta del engaño. Y tuvo que quedársela y servir siete años más a su suegro para comprarle la hija de la que estaba enamorado.

Mariano Arnal

 


LOS LIBROS MÁS VENDIDOS - ESPECIALES - MONOGRÁFICOS - Recomendados 1 - 2 - Libros en Amazon.com ( Latinoamérica )