CARLOTA

Es el femenino de un gran nombre, Carlos, de los que como todo gran nombre no tienen frontera de género. A pesar de ser masculino, ya desde que empezaron a llenar la historia los grandes Carlos, las madres quisieron que también sus hijas gozasen de un nombre cada vez más poderoso, (al igual que tampoco han querido renunciar a que sus hijos llevaran un nombre con tanta fuerza como el de María, que forma parte de muchos nombres masculinos). De ahí que el nombre de Carlota haya adquirido un peso específico propio muy considerable, y que además de lo que han aportado al valor del nombre los numerosos Carlos de gran talla que han hecho historia, hayan entrado también en ella las Carlotas con una fuerza muy considerable. Es éste un nombre en origen modesto. La raíz germánica Karl de la que proviene, significa tan sólo "hombre" y complementariamente todo aquello que le es propio: esforzado, aguerrido, valiente... El diferencial le corresponde ponerlo a cada uno. Y a fe que han conseguido hacer grande este nombre una auténtica multitud de hombres grandes que lo han llevado, y que han conseguido hacer de él un nombre agradabilísimo de llevar y de pronunciar.

Las Carlas, Carolas, Carolinas y Carlotas si prefieren que su onomástica coincida con la de la mayoría de los Carlos, la celebran el 4 de noviembre, fiesta del gran san Carlos Borromeo. Pero tienen también la fiesta de santa Carlota Davy, mártir, el 1 de febrero, y santa Carlota Lucas, también mártir, el 18 de enero, además de santa Carolina Kózka, virgen y mártir, el 18 de noviembre.

Entre las Carlotas que han contribuído a hacer la historia, la primera en el tiempo es Carlota reina de Francia (1445-1483), que contrajo matrimonio con el delfín Luis, hijo de Carlos VIII. Se distinguió por su inteligencia, su ingenio vivo y su buen corazón. Contribuyó de manera decisiva a la reconciliación del rey son su hermano el duque de Normandía. Carlota reina de Chipre transmitió sus derechos a su sobrino Carlos, duque de Saboya. Murió en Roma, en 1487. En 1766 nace en Londres Carlota Augusta Matilde, reina de Wurtemberg por su matrimonio con el rey Federico Guillermo Carlos. En 1694 nació Carlota Cristina, que casó con el gran duque Alejo, hijo de Pedro el Grande. Del matrimonio nació el zar Pedro II. Carlota María Amalia Augusta Victoria Clementina Leopoldina, unió su suerte a la del archiduque Fernando Maximiliano José, hermano del emperador de Austria Francisco José. Fue la infortunada reina del infortunado rey de México. Carlota Sofía (1744-1818) se convirtió en reina consorte de Inglaterra, al casar con el rey Jorge III. Carlota Augusta fue reina de Bélgica por su matrimonio con el rey Leopoldo. Carlota Isabel de Baviera (1652-1722) casó con el duque Felipe de Orleáns, hermano de Luis XIV. Carlota Joaquina de Borbón (1775-1830) fue reina de Portugal. Carlota Luisa de Borbón, de España, (la infanta Carlota) cierra la lista.

El nombre de Carlota ha ido creciendo en fuerza con cada una de las grandes Carlotas que lo han llevado, una fuerza que añadida a la que trae de su origen, denso de historia y valor, hacen de él un nombre de categoría. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.