IRENE

Irene procede de eirhnh (eiréne),que significa paz. Los griegos tenían un alto concepto de la paz, que representaba no la situación en que uno acepta someterse a su conquistador, sino aquella en que las rivalidades entre pueblos vecinos se resolvían finalmente mediante alianzas justas, en vez de resolverlas por las armas. Por eso la entronizaron entre las divinidades, puesto que para ellos era un valor de primer orden. Este nombre ha tenido un gran prestigio no sólo en Grecia, de donde es originario, sino también en todo el mundo.

Santa Irene de Bizancio, mártir del primer siglo del cristianismo, fue bautizada por san Timoteo. Su nombre pagano era Danae, y lo trocó por el de Irene al hacerse cristiana. Se convirtió en un mito para los griegos, de manera que los datos biográficos se confundieron con los legendarios. Fue tal el prestigio de que gozó esta santa, que se le dedicaron numerosos templos por toda la Iglesia oriental.

Santa Irene de Tesalónica vivió en tiempos de Diocleciano y sufrió martirio en la persecución que éste desencadenó contra los cristianos. Dicen las actas antiquísimas de su martirio, que vivía Irene con su padre y sus dos hermanas, llamada Agape (Amor) una y Quionia (Pureza) la otra, en Tesalónica (hoy Salónica). Que fueron detenidas y llevadas a presencia del prefecto quien, decidido a conseguir un triunfo con Irene, usó con ella de todos los medios para doblegar su voluntad. La expuso primero en una casa de lenocinio para que sufriera la humillación que allí le esperaba. Pero algo había en su rostro que hizo que fuese respetada. Acusada de haber ocultado en su casa libros prohibidos, contestó que no eran de ella; en efecto, eran de toda la comunidad cristiana de Tesalónica. El prefecto, irritado porque no pudo hacerla renegar de su fe, mandó quemarla viva. Sus dos hermanas fueron degolladas ante ella.

Las Irenes celebran su onomástica el 21 de febrero (santa Irene mártir); el 5 de abril (santa Irene de Tesalónica); el 5 de mayo (santa Irene de Bizancio); el 18 de septiembre (santa Irene mártir); y el 20 de octubre (santa Irene de Portugal).

Irene emperatriz de Constantinopla se distinguió entre las grandes Irenes que han pasado a la historia. Nació de familia humilde el año 752. Pero su talento y hermosura la hicieron digna esposa del que sería el emperador León IV. Tuvo un gran ascendiente sobre su esposo, quien al morir le encomendó la tutela de su hijo Constantino. Ocupó por tanto la regencia muy provechosamente para el imperio. Frenó a los sarracenos e hizo la paz con el califa Harun al Raschid. Venció a los iconoclastas, restableciendo el culto a las imágenes, por lo que la Iglesia Ortodoxa la elevó a la dignidad de los altares.

El nombre de Irene es una exaltación de la Paz auténtica, no la del sometido, sino la del aliado. Llamarse Irene obliga a ser dialogante, comprensiva. Es un nombre que inspira fortaleza y flexibilidad a un tiempo. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.