ARTE, CUENTOS, POESÍA Y CARIÑOS...
PARA LOS NIÑOS Y NIÑAS DE 3 A 6 AÑOS

 

PROYECTO DE COLABORACIÓN CON EL ALMANAQUE PROPUESTA REALIZADA
POR MARÍA JESÚS ZABALZA VERGARA

MARÍA JESÚS ZABALZA VERGARA es
Profesora de Educación Infantil y Educación Primaria y
Asesora de la Unidad Técnica de Programas de Formación del Gobierno de Navarra

  Mi propuesta intenta acercar el Arte y los textos literarios: la poesía y el cuento hasta los más pequeños, niños y niñas de 3, 4, 5 y 6 años, en un intento de que éstos disfruten contemplando una obra de Arte, leyendo y escribiendo cuentos y poesías  y, de esta forma, vayan desarrollando el máximo de capacidades personales literarias y artísticas.  

Niños y niñas que están en este momento en las aulas de Educación Infantil a quienes cariñosamente llamamos “los pequeños de la casa y del colegio” pero que son muy  grandes en nuestro corazón.

Les queremos y queremos lo mejor para ellos y ellas, niños y niñas que miran, ven y leen El Almanaque. 

Empezamos este camino de colaboración con El Almanaque hablando desde estas páginas con los padres y madres para decirles qué aspectos van a encontrar en este rincón educativo llamado: 

ARTE, CUENTOS, POESÍA Y CARIÑOS PARA LOS NIÑOS Y NIÑAS DE 3 A 6

ACTIVIDADES ANTERIORES : ACT1 - ACT2

 Incluiremos cada semana 


1.  Un libro.

Mi primer libro de Arte. Famosas Pinturas. Primeras Palabras. 
MICKLETHWAIT, L. Editorial Molino (1999)

Objetos, animales, situaciones...ilustrados con importantes obras de la pintura universal.
Un libro sólo para mirar que desarrolla la sensibilidad y el gusto
y supone una primera e impactante aproximación al mundo del arte.


2.  Una obra de Arte. 

De un autor de reconocido prestigio social. Esta obra de Arte puede ser del mundo de la pintura o puede ser del mundo de la arquitectura, de la fotografía, de la escultura...

Paul en un asno, 1923, Pablo Picasso

EL AUTOR : Página dedicada a PICASSO - Fundación Picasso

LA OBRA  : Pablo picasso: Vida y Obras

En este caso os presentamos la obra pictórica Paul en un asno de Pablo Picasso, realizada en el año 1923.

Nos gustaría que este cuadro que representa un niño sobre un asnillo pudiera serviros para conversar con vuestro hijo o vuestra hija de los múltiples temas que surjan después de mirarlo y observarlo. 

Esta conversación además de poner en contacto a los niños con el Arte tiene un objetivo mucho más ambicioso. 

Nos gustaría daros un pretexto para acercaros un poco más de lo que ya estáis  a vuestro hijo o hija, mejorando la relación, el vínculo de afecto entre vosotros por medio de la mirada conjunta sobre el Arte, los cuentos y las poesías. 

Dedicar un tiempo a comentar cosas de la infancia; enseñar un dibujo, una lámina y conversar de todo lo que surja a partir de esta contemplación conjunta, puede ayudar a que los niños aprendan mucho más que Arte.  

Pueden aprender, mejor constatar, que el padre y la madre o el adulto que está con ellos les quiere y les dedica un tiempo que en esta edad llega a ser un tesoro para los más pequeños. 

Este tiempo es muy necesario y por ello muy valioso en estas primeras edades.  

Esta imagen de Paul en un asno de Pablo Picasso tan cercana a los niños no les va a dejar impasibles.

Si son niños de una zona rural tendrán experiencias previas con animales de compañía que ayudan en las labores agrícolas como son los asnos; y si son de zonas urbanas tendrán un interés grande por ver una imagen de un niño y un burrito que aunque lejana, probablemente habrán visto en múltiples ocasiones. Que estimulará su mundo mágico interior porque les evocará historias fantásticas de niños y niñas como él o élla, involucrados en andanzas variadas junto a los animales. Seres tan queridos por los niños de estas primeras edades. 

La conversación puede animar a los pequeños a desear saber más de asnillos, de burritos, de animales que se les parecen, los caballos; de otros animales que viven en las zonas rurales... 

Las palabras próximas y dichas con afecto pueden abrir un mundo de intereses muy variados que siempre sorprenderán al adulto. 

Los padres, probablemente tendrán a mano un libro de animales, un libro de la granja donde sale un asno o donde haya fotografías e imágenes de caballos; un libro de Arte donde se hable de Pablo Picasso y de su obra; un libro en fin. 

UN LIBRO PARA LEER, UN LIBRO PARA HABLAR, UN LIBRO PARA APRENDER, UN LIBRO PARA QUE SE DIVIERTAN, EMOCIONEN...  QUE NOS PERMITA A NIÑOS Y ADULTOS COMPARTIR TIEMPOS.


3. Una poesía.

Que a su vez puede ser también una obra de Arte esta vez “pintada con palabras”. Palabras bellas, seleccionadas por su autor que nos hará su regalo poético para que disfrutemos sintiendo el mensaje de su obra. 

Lo que es más importante, nos animará a cada uno de nosotros a leer poesía y a escribir poesía. 

¿Por qué no empezamos con una poesía de vez en cuando? Tendrás un espacio para ello. 

También los padres encontrarán en esta sección la sugerencia de leer y escribir una poesía con los niños y niñas.

Leer a los niños o con los niños una poesía que presenta unos mensajes ricos y valiosos en una envoltura de palabras bellas. Palabras bellas que al combinarse unas con otras nos provocan emociones de alegría, de ternura, de tristeza, de cariño, de soledad, de temor, de euforia o de solidaridad... 

Me gustaría, para empezar, hacerlo con una obra de Federico García Lorca que dedicó A Isabel Clara, su ahijada. 

  PRIMERA PÁGINA

 Fuente clara.
Cielo claro. 

¡Oh, cómo se agrandan
los pájaros! 

Cielo claro.
Fuente clara. 

¡Oh, cómo relumbran
las naranjas! 

Fuente.
Cielo. 

¡Oh, cómo el trigo
es tierno!

 Cielo.
Fuente. 

¡Oh, cómo el trigo
es verde!
    

Federico García Lorca

ENLACES : Federico García Lorca - Obras Completas - Romancero gitano


4. Un cuento

  

EL CUENTO DE ESTA SEMANA:  

El lobo y los siete cabritillos   
GRIMM, Jacob y Wilhelm

Había una vez una vieja cabra que tenía siete cabritillos y los quería como sólo una madre puede querer a sus hijos. Un día quiso ir al bosque y buscar comida; entonces llamó a los siete a su presencia y dijo:

-Queridos hijos, tengo que salir al bosque. Protegeos del lobo, que, si entra, os devorará enteros. El malvado se disfraza a menudo, pero lo conoceréis inmediatamente por su voz ronca y sus patas negras. 

  Los cabritillos dijeron:

-Querida madre, tendremos cuidado; puedes irte sin ninguna preocupación.

  Entonces, la vieja baló y se puso en camino llena de tranquilidad.

  No había pasado mucho tiempo, cuando alguien llamó a la puerta de la casa y exclamó:

-Queridos niño, vuestra madre está aquí y os ha traído algo a cada uno de vosotros.

  Pero los cabritillos reconocieron por la voz ronca que era el lobo.

-No abrimos -exclamaron-, tú no eres nuestra madre; ella tiene una voz fina y melodiosa y tu voz es ronca; tú eres el lobo.

Después de esto, el lobo se fue a casa de un tendero y se compró un gran trozo de tiza; se la comió y se aclaró con ella la voz. Luego, regresó, llamó a la puerta de la casa y dijo:

-Abrid queridos hijos, vuestra madre está aquí y os ha traído algo a cada uno de vosotros.

Pero el lobo había colocado sus negras patas en la ventana, los niños las vieron y dijeron:

-No abrimos, nuestra madre no tiene las patas negras como tú; tú eres el lobo.

Entonces, el lobo corrió a casa de un panadero y dijo:

-Me he dado un golpe en la pata, échame por encima un poco de masa.

Y cuando el panadero le había untado ya la pata, corrió a ver al molinero y dijo:

-Espolvoréame blanca harina sobre la pata.

El molinero pensó: “Este lobo quiere engañar a alguien”, y se resistió a hacerlo, pero el lobo dijo:

-Si no lo haces, te devoraré.

El molinero tuvo miedo y le puso la pata blanca. Sí: así son los hombres.

Entonces, fue el malvado por tercera vez a la puerta de la casa y dijo:

-Abridme, niños, vuestra querida madrecita ha regresado a casa. Y os ha traído algo del bosque a cada uno.

Los cabritillos gritaron:

-Enséñanos primero tus patas para que sepamos que tú eres nuestra querida mamita.

Entonces, el lobo colocó la pata en la ventana y, cuando la vieron blanca, los cabritillos creyeron que era verdad todo lo que les decía y abrieron la puerta. Pero quien entró fue el lobo. Se asustaron y quisieron esconderse. Uno saltó por encima de la mesa, el segundo se metió en la cama, el tercero, en la estufa, el cuarto, en la cocina, el quinto, en el armario, el sexto, debajo del barreño de lavar, y el séptimo, en la caja del reloj de pared. Pero el lobo los encontró, y no gastó muchos cumplidos, engulléndoselos a todos. Después de que el lobo hubo colmado su apetito, se marchó y se tumbó en la verde pradera bajo un árbol y comenzó a dormir.

No mucho más tarde, regresó la vieja cabra a casa desde el bosque. ¡Pero, ay! ¿Qué es lo que vio? La puerta de la casa estaba abierta de par en par; mesas, sillas y bancos estaban volcados todos en el suelo; el barreño de la ropa estaba hecho añicos; la manta y los cojines habían sido tirados de la cama. Buscó a sus hijos, pero no los pudo encontrar en parte alguna. Llamó, uno por uno, a todos por sus nombres, pero nadie respondió. Finalmente, cuando llegó al último, sonó una fina voz:

-Querida mamá, estoy escondido en la caja del reloj.

Lo sacó, y él le contó que el lobo había venido y había devorado a los otros. Podéis imaginaros lo que ella lloró a sus hijos. Por fin, salió fuera con toda su pena, y el más pequeño de los cabritillos la acompañó.

Cuando llegó a la pradera, allí estaba el lobo bajo el árbol, roncando de tal manera que los árboles temblaban.

Lo observó detenidamente y vio que en su vientre abultado algo se movía y se agitaba. “Dios mío –pensó-. ¿Estarán mis niños, que se ha tragado para la cena, todavía vivos?” A esto, fue corriendo a casa el cabritillo y cogió unas tijeras, aguja e hilo. Luego, le abrió la panza al monstruo y, apenas había hecho un corte, sacó un cabritillo  la cabeza; siguió cortando, y así fueron saltando uno tras otro, y estaban todos vivos y no habían sufrido el menor daño, pues el monstruo, en su ansia, se los había tragado enteros. ¡Qué alegría! Todos abrazaron a su madre saltando de gozo como si les hubiera tocado la lotería. La vieja, sin embargo, dijo:

-Ahora, id y buscad piedras; con ellas, le llenaremos a este impío animal la barriga mientras duerme todavía.

Los cabritillos, entonces, transportaron rápidamente las piedras y le metieron en la barriga tantas como les fue posible hacerlo. Después de esto, la vieja le cosió a toda prisa, de tal manera que no notara nada y no se moviese.

Cuando al fin hubo descansado bien, el lobo se incorporó y, al producirle las piedras en el estómago tanta sed, quiso ir a un pozo a beber. Cuando comenzó a andar y a moverse de un lado para otro, chocaban las piedras unas con otras haciendo ruido. Entonces exclamó:

          -¿Qué es lo que ahora retumba y en mi barriga resuena?  

Creí que eran seis cabritillos Y sólo parecen piedras.

Y cuando el lobo llegó al pozo y se inclinó hacia el agua y quiso beber, las piedras le arrastraron hacia dentro y se ahogó lamentablemente. 

Cuando los siete cabritillos vieron esto, llegaron corriendo y exclamaron en voz alta: 
-¡ El lobo está muerto, el lobo está muerto! 

Y bailaron de pura alegría con su madre alrededor del pozo. 

 


SUGERENCIA DE ACTIVIDADES: 

1.        NUESTRO ÁLBUM DE OBRAS DE ARTE. 

COLECCIÓN QUE IREMOS AMPLIANDO ENTRE TODOS LOS LECTORES DE ESTE RINCÓN LITERARIO ARTÍSTICO. 

2.        NUESTRA BIBLIOTECA. 

INCLUIRÁ TODAS LAS PROPUESTAS DE LECTURA QUE SE HAGAN DESDE ESTA SECCIÓN. ESTARÁ ABIERTA A LOS LECTORES (SIEMPRE EXIGIENDO QUE SE CUMPLAN UNOS REQUISITOS DE PRESENTACIÓN BIBLIOGRÁFICA. 

3.        MI CUENTO. 

ESPACIO EN EL QUE PODREMOS ENCONTRAR UN CUENTO ESCRITO POR LOS USUARIOS DE LA PÁGINA INFANTIL. 

4.        MI POESÍA. 

ESPACIO EN EL QUE ENCONTRAREMOS LOS POEMAS QUE ENVÍEN LOS NIÑOS.

 5.        MIS DIBUJOS Y OBRAS PLÁSTICAS

 EXPOSICIÓN DE LAS PRODUCCIONES QUE ENVÍEN LOS NIÑOS.!ESPERAMOS VUESTROS DIBUJOS¡


Un burrito oliendo flores. Santiago Arrondo (5 años)

OBSERVACIONES: 

EN ESTAS SECCIONES SE INCLUIRÁN ÚNICAMENTE TEXTOS Y PRODUCCIONES
EVALUADAS PREVIAMENTE POR LA ASESORA DE EDUCACIÓN INFANTIL 
RESPONSABLE DE ESTE RINCÓN LITERARIO ARTÍSTICO.

Encantada de estar con vosotros 

María Jesús Zabalza Vergara   Contacto: mjzabalzavergara@yahoo.es