Gerencia en Acción  PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA VS. PLANIFICACIÓN TÁCTICA  Chichí Páez

“La gerencia estratégica de la empresa moderna requiere tantos conocimientos técnicos como la compresión de los factores estructurales, sociales y políticos que le dan forma” J-P Sallenave 

Sin lugar a dudas que los componentes fundamentales de las organizaciones como son los siguientes sub-sistemas de: metas y objetivos; técnicos, estructurales y psico-sociales han tenido en las últimas décadas cambios violentos e incontrolables. Por ejemplo en el pasado las organizaciones solían ser una forma económicamente cerrada, su orientación fundamental era la maximización de la utilidad financiera a como diera lugar, hoy día gracias a los procesos  gestionarios globalizados, las empresas tienen una visión mucha más clara de su función social, política y por supuesto económica, esto requiere la utilización del concepto de la cibernética social que de acuerdo a la teoría sistémica integra en un solo cuerpo teórico interdisciplinar las ciencias sociales y humanas para batallar con la complejidad de la organización humana moderna, ofreciendo nuevas formas de autorregulación y evolución más  proporcionales para todos, es decir una nueva gobernabilidad. Y, en este nuevo contexto organizacional la planificación estratégica es un sub-sistema de sobrevivencia necesario e indispensable en este mundo globalizado que cada día es más competitivo y, esta herramienta estimula a la reflexión sobre los procesos de gestión gerencial y motiva a la implantación de nuevos estilos en el trabajo. 

La metamorfosis cultural de los países industrializados y su influencia en el resto de las naciones de esta aldea planetaria, obliga a considerar la acción empresarial, discurrida esta última expresión como: “un conjunto de fenómenos provenidos de una voluntad o de un comportamiento previsible”,   es decir en otras palabras existe la necesidad perentoria de revisar la misión de la empresa y por supuesto su modus operandi, dentro de un nuevo escenario conceptual empresarial y de poner en duda la validez y confiabilidad de los esquemas teóricos que en el pasado funcionaron y sirvieron de fundamentos para elaborar los nuevos componentes estratégicos fundamentales de las empresas. 

Los factores claves de éxito (FCE) de la planificación estratégica (PE) están representados por los siguientes pasos: a) la estabilidad: es una táctica adoptada y desarrollada por los niveles estratégicos organizacionales para mantener o mejorar ligeramente la cuantía de negocio que genera una unidad estratégica de negocio (UEN); b) el resguardo es una pericia que se administra normalmente a las “vacas de  efectivo” o a las “estrellas” que están comenzando a perder su liderazgo en sus nichos respectivos; c) la suspensión: es una manera puesta en práctica para suspender una unidad estratégica de negocio que no genera una cantidad importante de participación  y que tiene pocas expectativas de lograrlo en un futuro inmediato y d) la implementación de la estrategia: constituye el cuarto y último paso del proceso de  planificación estratégica, el cual consiste en implantar las astucias formuladas. Este paso reclama de los gerentes las siguientes competencias: de interacción; de colocación; de supervisión y de organización. Por su parte, el control estratégico, consiste en “controlar-aprender” del proceso estratégico para asegurarse que está marchando debidamente. 

Mientras que la planificación táctica, es una planeación de corta trayectoria que tiene su interés primordial en la operación actual de varias partes de la organización. La connotación de poco alcance se entiende como un período de tiempo que va de un año a menos hacia el futuro, los responsables de esta herramienta, la utilizan para delinear lo que los diferentes departamentos de la organización tienen que hacer por ella para tener éxito en el período de tiempo señalado anteriormente. Normalmente estos planes tácticos son desarrollados en las áreas de producción, mercadeo, personal, finanzas y otras dependencias de las plantas. 

Las personas que ocupan cargos en los niveles gerenciales organizacionales deben tener presentes las siguientes diferencias básicas entre planificación estratégica y la táctica, para poder garantizar el mejor de los éxitos en cuanto a los sub-sistemas de planificación en sus respectivas organizaciones se refiere: 1º) En la planificación estratégica están comprometidas las personas que ocupan posiciones en los niveles estratégicos; mientras que los niveles tácticos son los responsables de la planificación a corto plazo; 2º) el acopio y proceso de la data en la planificación estratégica son más difíciles de lograr, mientras que en la táctica son relativamente más fáciles de recolectar; 3º) los detalles son muy pocos en la planificación estratégica, mientras que en la táctica los planes contienen grandes cantidades de detalles y 4º) los períodos en la planificación estratégica son de largos alcances, mientras que en la táctica el plan cubre períodos menores de un año. 

Los gerentes de los niveles estratégicos debido a su visión sistémica de la organización tienen una mayor comprensión de la misma, mientras que las personas que ocupan cargos en los niveles tácticos y operativos, conocen más los detalles operativos del día a día de sus respectivas empresas. La planificación estratégica está orientada fundamentalmente hacia el análisis del futuro, mientras que la táctica hace énfasis en el funcionamiento diario de la empresa. De igual forma la estratégica tiene que desarrollar y afianzar competencias de prospección de dichos gerentes, para que tengan la capacidad de diseñar los escenarios futuros más convenientes para la organización, mientras que los planes tácticos se fundamentan en ocurrencias repetitivas y conocidas que existen dentro y en el entorno de la empresa.

Visite nuestra página web: www.gerenciaenaccion.com.ve

Correo-E: gerencia_en_accion@cantv.net   

Indice