Gerencia en Acción  ¿POR QUÉ SOMOS COMO SOMOS?   Chichí Páez

“El carácter está formado, no por leyes, mandatos o decretos, sino por una influencia tranquila, fascinación inconsciente y dirección de personal” M. L. Burton

Los controversiales temas acerca del origen de la personalidad seguirán en el tapete de la indagación y del diálogo por muchos años más, debido a lo enmarañado de dicha área del conocimiento, aún cuando los resultados obtenidos de las investigaciones acerca de la estructura del cerebro y los factores genéticos han ido en aumento y están directamente relacionados con los estilos personales de comportamiento y conducta. Desde hace muchísimos años se ha venido reafirmando que la carga hereditaria, así como también los escenarios en donde se actúa son factores determinantes de la estructura de la personalidad. Como consecuencia de dichos estudios e investigaciones se ha determinado que la genética revela casi el 50% de las diferencias de la personalidad y aproximadamente el 40% de las expectativas del interés laboral.

Muchos de los comportamientos actuales tienen su origen en el pasado y concretamente lo aprendido desde niño hasta la adolescencia, años que sin lugar a dudas los rasgos e influencias parentales de los padres biológicos o su reemplazo físico eran factor determinante en el medio ambiente de toda persona en ese período de vida. De las conclusiones de las investigaciones se ha reafirmado que en términos generales el comportamiento que no es útil es el aprendido en la infancia y en la adolescencia y que la gente no lo ha cambiado y que tampoco es aceptado por ninguno de los cerebros. Debido a que la gente tiene grabado dentro un patrón (modelo mental) que muy difícilmente puede comportarse de forma diferente, por cuanto dicho modelo está sujeto a las experiencias, a los usos y a las costumbres.

Este estilo de comportamiento está influenciado directamente por la carga genética, heredada de los padres, quienes aportan llanamente la composición biológica, fisiológica y psicológica. Sin lugar a dudas la herencia es la clave de lo que son las personas y expresiones como la siguiente lo corroboran: “es idéntico a su madre, pero tiene la personalidad del padre”. Los componentes hereditarios son conducidos por los genes que además de establecer la proporción hormonal, el cual determina el aspecto físico del individuo y a su vez da carácter a la personalidad. Y desde la perspectiva biológica, la gente son criaturas biológicas, del reino animal y desarrollan todas las actuaciones que lo identifican con dicho reino: comen, beben, respiran, eliminan desechos y participan en actividades sexuales para asegurar la permanencia de la especie. Por otra parte las inquietudes hacia este aspecto biológico han anunciado que dicho enfoque en algunos casos disemina al estudio de la personalidad, a pesar de que en estos escenarios de investigación, existen ataduras del pensamiento que ensamblan muchas piezas. 

Otra arista de estas investigación de ¿por qué somos como somos? es el volumen físico de las personas. Este enfoque no es nada nuevo, por cuanto desde Hipócrates y Galeno se venía discurriendo sobre la influencia del tamaño del cuerpo y su influencia sobre la personalidad. Existen cuerpos grandes, otros pequeños, algunos son frágiles, otros muestran una distribución casi perfecta, otros exponen cierta torpeza en su constitución, otros se embellecen en algún momento de la vida y otros se deterioran. Lo que si está claro es que el cuerpo no instituye la personalidad; pero cada una de esas tipologías puede reflejar un exceso de cierto humor corporal. No se puede perder de vista que en cada época de las personas el aspecto físico ha tenido diferentes significados, la noción de que éste determina la personalidad ha tomado enfoques diferentes a lo largo de la historia de la humanidad. Esta forma de pensar de que el físico corporal se relaciona con la personalidad, puede estar caracterizado en los siguientes estereotipos coloquiales: “el gordo es feliz y buen carácter”; “el héroe musculoso, intrépido y fuerte”; “el frágil intelectual”. Pero, ¿es esto verdad? Muchos tratadistas lo han creído de esa forma. Un grupo de profesionales de la psiquiatría y de la psicología, de acuerdo con sus estudios e investigaciones han realizado una clasificación de la gente de acuerdo con su estructura física: delgada, muscular y obesa, comprobando en sus exploraciones que cada tipo era susceptible de patologías diferentes. Por ejemplo los obesos tienden al trastorno maniaco-depresivo, mientras que los otros tipos corporales eran propensos a la esquizofrenia.

Otras investigaciones complementarias encabezadas por W. Sheldon han clasificados a las personas de acuerdo a su físico en los siguientes tres tipos: a) endomórficos es la tendencia a la gordura, los cuerpos ubicados en este grupo son suaves y redondos, están hechos para la comodidad, no para la rapidez; b) mesomórficos es la tendencia a la musculatura, los cuerpos son duros y rectangulares, fuertes y resistentes al daño y resultan adecuados para el ejercicio físico intenso y c) los ectomórficos cuya tendencia es hacia la delgadez, los cuerpos de este grupo son delicados, lineales y frágiles, en comparación con el cuerpo, su cerebro es grande. En concordancia con estas tres dimensiones el investigador antes mencionado ha propuesto tres tipos de temperamento, cada uno de los cuales tienen varias manifestaciones en la personalidad. Dichos temperamentos son: 1) viscerotonía está conformado por características como la relajación, la tolerancia, la sociabilidad, el gusto por la comodidad y la facilidad de trato; 2) somatotonía incluye particularidades como la intrepidez, la asertividad enérgica, el deseo de aventura, el riesgo y la actividad física y 3) cerebrotonía comprende una intensidad mental exagerada que se aproxima al recelo, la inhibición y evitación de la interacción social, la restricción física y emocional y la tendencia a la privacidad.

Así mismo, debe reconocerse que los factores hereditarios de la personalidad, aunque son determinantes, no son tan abrumadores y que la influencia de las experiencias individuales también debe ser considerada. 

Visite nuestra página web: www.gerenciaenaccion.com.ve

Correo-E: gerencia_en_accion@cantv.net

Indice