ACTUALIDAD                            FIRMAS                         Mariano Estrada 



LA FOTO DE LOS PRESIDENTES

Una cosa quedó clara en la foto: que los que cortan el bacalao son Ibarretxe por la derecha y Maragall por la izquierda. Y en el medio Zapatero, situado entre los dos como un Cristo en el Gólgota. A Zapatero, cuánto desearía equivocarme, le pueden venir de ambos lados. ¿Pero bien o mal dadas? Veremos, dijo un ciego que se negaba a ser pesimista.

Los otros Presidentes apenas tuvieron notoriedad. Ni siquiera Fraga, que es un valor amortizado ¿No querrá usted decir mortecino? Sí, también mortecino. Deberían dejarle descansar, al pobre, incluso contra su empecinada voluntad de alargar el mandato hasta la tumba. Verá usted, don Manuel, hay que dejar paso a los nietos, ya que no a los hijos.

Tampoco sobresalió Esperanza Aguirre, a pesar de su aplastante victoria sobre Gallardón, que aunque es la oveja negra del PP es también querido por aquellos a quienes flagela con los impuestos. Ni tampoco Chaves, que es uno de los pilares en que se apoya Maragall para apuntalar sus propósitos ¿O una de las disculpas? Chaves debería saber que, si triunfa la asimetría, Cataluña gana, Andalucía pierde. Y Maragall es un zahorí de asimetrías según su conocida declaración. Y, de paso, un negador del agua, también por propia boca.

¿Y los otros? ¿Quién recuerda de veras en qué parte de la foto estaban los otros, en el supuesto de que alguien que no sea de su pueblo los conozca? Porque ¿quién conoce a Camps, en realidad, a pesar de sus rifirrafes con Zaplana y su guerra por el Plan Hidrológico Nacional, del que dice que se lo robaron estando de romería? ¿Quién conoce a Miguel Ángel Revilla? Es cierto que conocemos a Rodríguez Ibarra, pero es por ser un contrapunto de españolidad en la izquierda y porque últimamente vuelve a ser un grano en el culo del PSOE por la encendida defensa de Vera ¿De vera, Rafaé? ¿E que no te defiende tú solo con la ferretería de lo suegro?

Pero nada más. ¿Quién conoce al presidente balear o al ceutí? ¿Quién a los presidentes de las Castillas, que ya no son tan anchas desde el Ave ¿Se refiere usted al Ave pájaro, al Ave María, al “Ave, Caesar, morituri te salutant”? No, me refiero al Ave ferrocarril, que es el que da más comisiones y el que más rápido vuela ¿Quién conoce al presidente de Aragón, que aun existiendo Teruel, de lo cual se duda, apenas tiene Corona y ésta se la quiere llevar Maragall a su soñado espacio económico?

Zapatero, Ibarretxe y Maragall, el tripartito español, los primeros de la clase de Geografía, la trinidad política de las Españas o al menos su percepción en la foto. ¿Habrá un reflejo más fiel de la situación española que esa foto en la que, del cuadro general, no destaca la diversidad de sus partes sino la divergencia de sus antagonismos? ¿Se dan cuenta ustedes de que, por una cosa o por otra, del País Vasco y de Cataluña hablamos todos los días no ya siete veces, sino setenta veces siete? ¿Es justo eso? ¿Y no saben que Soria, para salir un día en los periódicos, tiene que echarse a la calle, la mujer, y mendigar el amparo de su amenazado futuro porque sus desesperados habitantes la abandonan?

Eso es lo que yo he percibido en la foto, que los diecinueve presidentes se encierran en dos, como los mandamientos divinos: Maragall e Ibarretxe: los que más tienen, los que más piden, los que más hablan, los que se ponen al lado de Zapatero porque con ello quieren sentar cátedra de superioridad y hasta puede que de superlativismo, los que hacen de la política una herramienta no ya para ser diferentes, sino para ser manifiestamente insolidarios.

La asimetría, querido Pascual (por cierto, tiene usted un nombre de la leche), es una forma de la insolidaridad. Habrá que poner los puntos sobre la actual realidad autonómica (que ¿por qué no? podría ser de corte federalista), habrá que eliminar obstáculos y tensiones, habrá que quitar corsés, habrá que abrir fronteras internacionales, habrá que facilitar el desarrollo. Todo eso hay que hacerlo, ciertamente, pero no a cualquier precio. Diferencias, todas las que existan. Privilegios, el que da el ser “primus inter pares”. Desequilibrios, ninguno. De ustedes depende que la foto acabe siendo buena. Tan buena que le dé estabilidad a los gobiernos de Zapatero y a los que un día le vengan a suceder. Ése sería un éxito rotundo que redundaría en beneficio de todos. Mucho me temo, no obstante, que va a ser algo más complicado.

Mariano Estrada


Portada
- Indice

SERVICIO EN ESPAÑOL   
¿Cuando necesite enviar efectivo, pagos o un telegrama, nos encargaremos de hacerlo rápidamente.
Podemos ayudarlo en línea, telefónicamente o en cualquiera de nuestros más de 150,000 localidades de agentes Western Union®.
Atención en español.Western Union