¿Quién menoscaba mis bienes?
             ¡Desdenes!
¿Y quién aumenta mis duelos?
             ¡Los celos!
¿Y quién prueba mi paciencia?
             ¡Ausencia!
De este modo en mi dolencia
ningún remedio me alcanza,
Pues me mata la esperanza,
desdenes, celos y ausencia.

¿Quién me causa dolor?
           ¡Amor!
¿Y quién mi gloria repuna?
            ¡Fortuna!
¿Y quién consiente mi duelo?
            ¡El cielo!
De este modo yo recelo
morir deste mal extraño
pues se aúnan en mi daño
amor, fortuna y el cielo.

¿Y quién mejorará mi suerte?
          ¡La muerte!
Y el bien de amor, ¿quién lo alcanza?
          ¡Mudanza!
Y sus males, ¿quién los cura?
          ¡Locura!
Dese modo no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.

Miguel de Cervantes Saavedra, 1547-1616