ONÉSIMO

OnhsimoV (onésimos) es un adjetivo griego que significa util, caritativo, compasivo, servicial, dispuesto a socorrer. Es claramente un apelativo elevado a nombre y se ha prodigado poco a pesar de su bello significado. Es un nombre bíblico, del Nuevo Testamento, que aparece en la carta de san Pablo a Filemón.

San Onésimo se celebra el 16 de febrero, el 13 de mayo, el 6, el 14 y el 31 de julio. El más destacado es el que era esclavo de Filemón, cristiano distinguido de Colosas a quien San Pablo había convertido y bautizado. Se había escapado Onésimo de casa de su amo, a quien al parecer había robado y se dirigió a Roma, donde tuvo la suerte de dar con San Pablo, quien le acogió bondadoso y le convirtió a la fe de Cristo. La suerte del nuevo cristiano no podía ser indiferente para el apóstol, que le había "engendrado para Cristo entre cadenas". En efecto, en ese momento San Pablo estaba preso. Éste escribió a Filemón, dueño del esclavo, una bellísima carta en que con acento conmovedor pide el perdón y la libertad para aquel miserable esclavo y fugitivo a quien aguardaba la muerte o en el mejor de los casos una F de fugitivo marcada a fuego en la frente. Tan seguro estaba San Pablo de que Filemón le concedería lo que le pedía, que envió como portador de la carta al mismo Onésimo. Esta carta se considera escrita hacia finales del año 62.

Carta a Filemón. "Te ruego por caridad, siendo como soy, Pablo, ya anciano, y ahora, además, prisionero de Jesucristo; te ruego a favor de mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil, el cual vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como si fuera mi propio corazón. Yo querría retenerle a mi lado, para que en lugar tuyo me sirviese en mis prisiones por el Evangelio, pero nada quise hacer sin tu consentimiento, para que tu buena acción no fuese como por obligación, sino por libre voluntad. Porque quizá para eso se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre, no ya como esclavo, sino como hermano amado, especialmente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo. Y si en algo te perjudicó, o te debe, ponlo a mi cuenta... Te he escrito confiado en tu obediencia, sabiendo que harás aún más de lo que te digo..."

Tradiciones posteriores recogidas por el martirologio romano, nos dicen que San Onésimo fue obispo de Éfeso después de Timoteo y que fue preso y conducido a Roma, y allí apedreado. Su cuerpo, enterrado en Roma, fue luego trasladado a Éfeso. Su fiesta se celebra el 16 de febero.

El nombre de Onésimo, a pesar de su infrecuencia, es de una calidad poco frecuente. A su significado muy positivo añade un ejemplo vivo del tránsito de la esclavitud a la libertad . ¡Felicidades!