HIMNO AL SEÑOR DEL TRUENO

Salmo 29 

Rendid tributo al Señor, hijos del Señor,
rendidle tributo de gloria y honor,
honrad al Señor, tributad honor a su nombre,
postraos ante la santidad de su esplendor.

El Señor del trueno se hace oír sobre las aguas,
el Dios majestuoso hace estallar la tormenta.
Viene el Señor sobre las aguas torrenciales.
El trueno del Señor es potente,
el trueno de Yahvé es majestuoso,
el trueno del Señor derriba los cedros,
el Señor derriba con su voz tonante
los cedros del Líbano.
Hace brincar al Líbano como un becerro
y al Sarión como un antílope.
Del trueno de Yahvé saltan relámpagos,
la voz de Yahvé levanta remolinos en el desierto,
a la voz de Yahvé se levantan las arenas
del desierto de Cadés.
La voz tonante del Señor retuerce las encinas
y deja desnudos los árboles del bosque.
Y en su palacio todo canta: ¡Gloria!

En las aguas diluviales ha plantado Dios su trono,
y se ha erigido en Señor para siempre.
Hace poderoso a su pueblo
y le bendice con el don de la paz.