santos.jpg (2562 bytes)

HIGINIO

 Comparte raíz con la palabra griega ugieia (hygieia) que significa "salud" y es también la diosa del mismo nombre. Más que una diosa, Higea era una personificación de una idea abstracta. Iba comúnmente asociada al dios Esculapio que los griegos invocaban para conservar o para recobrar la salud. Higea solía usarse también como adjetivo acompañando a otras divinidades que no son especialmente curativas como Deméter y Atenea.

San Higinio es el octavo Papa después de San Pedro. Su pontificado duró cuatro años, según afirma Eusebio. Era de origen griego, como indica su nombre. Se distinguió por la restauración del clero y de su organización jerárquica, seriamente quebrantado y desarticulado por las persecuciones de Trajano y Adriano, que se cebaron especialmente en este colectivo. Tuvo que lidiar con dos herejes:Valentín, que llegó a Roma a predicar su herejía y a hacer prosélitos, y Cerdon, que se retractó de su herejía, aunque volvió a reincidir y tuvo que expulsarlo el Papa Higinio de la comunión de la Iglesia. Sufrió persecución y martirio. Murió el 11 de enero, fecha en que la Iglesia celebra su conmemoración y fue sepultado junto al cuerpo de San Pedro en el Vaticano.

Cayo Julio Higinio fue un célebre escritor hispanolatino. Según Luis Vives, era natural de Valencia. Fue liberto de Augusto y estuvo al cargo de la Biblioteca Palatina (año 28 de nuestra era), en cuyas aulas ejerció la enseñanza de la filosofía, intentando compatibilizar corrientes divergentes de pensamiento. Gracias a su talento supo escalar a los más altos puestos y relacionarse con toda la intelectualidad del momento, a pesar de su humilde condición de liberto. En cuanto a la antigüedad romana, llegó a ser escuchado como un oráculo, tal era la profundidad y extensión del conocimiento que de esta época tenía. Este respeto y admiración por su saber duró con intermitencias hasta los siglos XVI y XVII en que los eruditos, tanto españoles como extranjeros, entraron en sesudas y largas controversias en torno a obras que en aquel entonces se consideraban de Higinio. Se ocupó de todas las materias que abarcaban el saber de entonces: historia, ciencia, filosofía y literatura, religión y astrología. Como obras históricas cabe destacar un libro sobre la vida de hombres ilustres, otro sobre ciudades de Italia y un tercero sobre las familias troyanas. Como obra científica sobresale una de agricultura en que estudia entre otras cosas, las abejas, los cuadrúpedos, las aves y los insectos volátiles. De su obra literaria han llegado hasta nosotros un libro de fábulas, otro de comentarios a Virgilio y 277 fábulas de mitología. Y finalmente un libro de astronomía. Su cultura fue realmente extraordinaria.

Los que llevan el nombre de Higinio pueden estar satisfechos de su singularidad (el hecho de que sea poco frecuente es un valor añadido) y de la carga cultural y humana que encierra. ¡Felicidades!