santos.jpg (2562 bytes)

AGATÓN

Del griego agaqoV (agazós), que significa "bueno". Es un nombre muy antiguo en Grecia. Se llamaba así el hijo de Príamo (Ilíada) que hizo todo cuanto pudo para retirar el cuerpo de su hermano Héctor, de las manos de Aquiles a fin de darle honrosa sepultura. En la mitología se llama también así el genio protector de los agoreros.

San Agatón, Papa desde el año 678 al 682. Su pontificado duró tres años y medio, pero fue decisivo para la Iglesia. Se desconoce la fecha de su nacimiento, pero por el cotejo de fechas de su biografía, se cree que fue un prodigio de longevidad y murió a los 107 años. Natural de Palermo (Sicilia), hijo de familia adinerada, a la muerte de su padre vendió todos los bienes que le tocaron en herencia, distribuyó entre los pobres el producto obtenido e ingresó en la Orden de San Benito, en calidad de lego (personal de servicio) en el monasterio de San Hermes, de su ciudad natal. Llevó una vida que resplandeció por su ejemplaridad, que atrajo multitud de personas de la jerarquía eclesiástica a pedirle consejo. El Papa Dono consideró que a pesar de no tener los estudios necesarios, era dignísimo de recibir las órdenes sacerdotales, por lo que le consagró el año 677, siendo ya un venerable anciano, de edad muy provecta. Muerto el Papa, fue elegido para sucederle en junio del 678, ocupando el lugar nº 79 en la sucesión de los pontífices romanos. Le tocó luchar contra la herejía monotelita, para lo que convocó un concilio en Roma, al que acudieron más de 120 obispos. Condenaron el monotelismo y prepararon el concilio de Constantinopla. Fue el promotor del canto litúrgico en Inglaterra, a donde mandó cantores para que lo enseñaran al clero de aquel país. Consiguió abolir el tributo que exigían los emperadores a los papas en el momento de su elección. Se le atribuyeron numerosos milagros, por lo que se le conoció con el sobrenombre de Taumaturgo. Murió el 10 de enero, fecha en que se celebra su fiesta.

Otros tres santos con el nombre de Agatón menciona el santoral romano. Uno en Alejandría, exorcista, que sufrió el martirio del fuego; otro en Sicilia, que sufrió el martirio junto con santa Trifina; el tercero, de Alejandría, que no pudiendo consentir que fuesen profanados y escarnecidos los cuerpos de los mártires durante la persecución de Decio, hizo cuanto pudo por darles sepultura, por lo que concitó contra él la animadversión popular, que lo llevó ante el juez, quien al no conseguir que renegase de su fe, le condenó al martirio.

El Papa San Agatón es un ejemplo más de cómo a veces el nombre ejerce un poder decisivo en la persona que lo lleva. Este monge lego que fue elevado a Papa en un momento delicado de la Iglesia, no por su sabiduría, sino por su bondad, es un buen espejo en que mirarse. Si a esto le añadimos una lúcida y vigorosa longevidad, es como para estar esperanzado con su patronazgo. ¡Felicidades!