EDITORIALES  MES de ABRIL

MARTES - EL DÍA DE MARTE
Dios de la guerra. Temas bélicos (el hombre, las fuerzas armadas, el terrorismo, violencia...)

DIA  6

Cosas veredes... ! El comandante máximo de la OTAN, Bill Clinton, acaba de descubrir una nueva palabra y un nuevo objetivo para el ejército más poderoso del mundo: El nuevo objetivo humanitario de la OTAN es convertir a Kósovo en un país multiétnico. Uno que creía que estas cosas se conseguían más bien desde los púlpitos, desde las escuelas y desde los medios de comunicación..., resulta que nuestro inefable Klinton y su portavoz Solana han descubierto que sus acciones humanitarias han de ir orientadas a la multietnia de las regiones incendiadas de Europa. Hace 10 años, una Europa mucho más nacionalista (es decir monoétnica) de lo que está dispuesta a reconocer, atizó el fuego en Yugoslavia, y ahora viene a apagarlo exactamente con la fórmula contraria. ¡Cosas veredes... ! A lo mejor necesitaba Europa lecciones de multietnia de los Estados Unidos; a lo mejor descubre la OTAN que prevenir es mejor que curar, y en vez de comprar aviones invisibles, desarrolla técnicas propagandísticas y adoctrinadoras de la multietnia, que no puedan ser detectadas por los radares nacionalistas. Es un virus peligroso para los nacionalismos. Como tenga éxito la OTAN, en todas las regiones de Europa en que los nacionalistas coquetean con la idea de la independencia sobre la base del predominio de una cultura, una lengua y una etnia, las lenguas, las culturas y las etnias que se sienten en peligro, pedirán el auxilio preventivo de la OTAN. ¡Cosas veredes mio Cid, que farán fablar las piedras!

EL ALMANAQUE, por si le puede servir de algo al mando supremo de la OTAN ofrece un análisis léxico de esta palabra que van a poner tan de moda como las catástrofes humanitarias.

DIA  13

No nos engañemos: las batallas cruciales no están en el campo de batalla, sino en el de las palabras. Ésta es una guerra ideológica, y las ideas viajan en palabras. Quien domine en el lenguaje, dominará en las ideas. Y quien se haga más fuerte en este campo, puede perder todas las batallas que quiera, pero acabará ganando la guerra. El gran problema de Clinton no es ni de armamento ni de estrategia, es de palabras. Ha de vender bien su guerra. Si no consigue venderla bien, la pierde, aunque sea la mayor potencia mundial. Milósevich les tiene muy bien vendida su guerra a los servios y Clinton ha creado para nuestro consumo el concepto de "guerra humanitaria", "catástrofe humanitaria", "OTAN = fuerzas humanitarias", "errores colaterales", "territorio multiétnico"... y seguiremos atentos a cada nueva arma ideológica. En el país Vasco, que es donde más nos duele, los políticos no nacionalistas (su denominación correcta sería "antinacionalistas"; todo se andará) han forjado una nueva expresión a la sombra de la "limpieza étnica": la "limpieza ideológica". Se están experimentando en esta guerra nuevas armas, y aunque así lo parezca, no contra el nacionalismo servio y a favor del nacionalismo albano, sino pura y llanamente contra el nacionalismo. Por eso esta guerra la lideran los Estados Unidos, inmunizados contra esta enfermedad, y no Europa, que por sus veleidades nacionalistas ha contribuido, tanto por acción como por omisión, a que el nacionalismo servio y el albanokosovar se inflamasen (y suma y sigue).

EL ALMANAQUE se propone ser fedatario público de los movimientos de palabras que se vayan produciendo en esta guerra europea: hoy se ocupa de la "limpieza ética".

 DIA  20

Renace un clásico de las guerras de liberación: LA RESISTENCIA. En esta guerra, como en casi todas, se ha empezado la casa por el tejado, y ahora ven que el tejado no se aguanta si no se construyen paredes, y que éstas tampoco duran mucho si no tienen cimientos. La OTAN empieza a ver que al nacionalismo servio no se le puede vencer sólo con bombardeos (aunque tampoco es cuestión de dejarlos, porque producen grandes beneficios). Hay que prepararse para una larga guerra, que precisa de una Resistencia bien armada y bien organizada. Hay que procurar, dice la OTAN (¡ahora se enteran!), que sean los propios agredidos quienes repelan la agresión, y no los gendarmes, que siempre lo hacen desde su distante confort. Y en eso están ahora, en la preparación de la Resistencia, que tendrán que extender a Servia y a sus repúblicas agregadas, si quieren vencer a Milósevich. Estamos entrando en otra fase de la guerra; tendremos bombardeos masivos de nuevas palabras, nuevas filosofías, nuevos conceptos. La palabra Resistencia volverá a emular sus antiguas gestas. De su mano vendrá la quinta columna. Se nos revolucionarán las palabras y las ideas. Pero desde que nos han empezado a bombardear con catástrofes humanitarias, con acciones de castigo sin entrar en la guerra (¿cómo podemos darle un nombre tan horrible a simples operaciones de castigo?), con las terribles adjetivaciones del nacionalismo servio, ya nada debe sorprendernos. Es la preparación del terreno para que la acción militar (humanitaria, no bélica) sea más eficaz y produzca el menor número posible de daños colaterales.

EL ALMANAQUE de hoy (¡que Marte nos sea propicio!) se adelanta a examinar el nombre del que ha de ser uno de los grandes protagonistas de esta guerra: LA RESISTENCIA.

DIA  27

 

Hay que acabar con Milósevich lo más rápidamente posible. Es una verdadera pesadilla para los nacionalistas moderados. Ofrece al mundo sin ningún pudor la cara más odiosa y truculenta del nacionalismo, con lo que provoca recelos injustificados ante la idea misma de nacionalismo, y reacciones en favor de los deportados, de un radicalismo democrático inquietante. Nada menos que el propio rey de España, al dar la bienvenida al primer centenar de refugiados kosovares acogidos por nuestro país, dice: "Hemos de ser generosos con los refugiados, respetarles su lengua y sus señas de identidad, especialmente a los más pequeños, para que no se sientan luego desarraigados entre los suyos..." Bien están estas palabras tan radicales para responder al nacionalismo radical de Milósevich, pero no para los nacionalismos moderados de Cataluña y Euskadi. La respuesta proporcional a estos nacionalismos moderados, es la democracia moderada. No podemos ahora dar pasos atrás en el proceso de convivencia de pueblos, lenguas y culturas en Cataluña y Euskadi. Una parte del pueblo está renunciando democráticamente a sus legítimos derechos étnicos, culturales y lingüísticos, a través de sus legítimos representantes políticos. Sólo nos faltaría ahora que los gallegos, los andaluces, los extremeños... se desdijesen de lo que han pactado sus representantes políticos y reclamasen en Cataluña y en Euskadi los mismos derechos que tan irresponsablemente reclama el rey para los albanokosovares. Son palabras desestabilizadoras, de un radicalismo democrático inadmisible frente a la moderación nacionalista. Y por si faltase algo, Aznar dando un mitin en Estados Unidos contra los nacionalismos radicales, totalitarios y proteccionistas, como si le afectara a él en algo.

EL ALMANAQUE de hoy se detiene en la palabra radical, por si tenemos que revisar nuestro léxico y nuestras ideas.