EDITORIALES  MES de ABRIL

LUNES - EL DÍA DE LA LUNA
Identificada con Diana, la diosa femenina de la luz.

La mujer, la casa, la familia.Medicina

DIA  5

Lunes de Pascua. Se han acabado para algunos, y para otros están a punto de acabarse, las vacaciones de Semana Santa. Un respiro en la rutina de la rotación monótona de las semanas laborales. Volvemos, pues, a recuperar la cadencia de los días, cada uno dominado por un astro. Siguiendo, por tanto, en la dedicación preferente de los lunes a la medicina, y al hilo de la celebración de san Vicente Ferrer, al que se le vincula también con la fundación en Valencia del primer hospital de "locos" de España, dedicamos la sección NÓMINA RERUM a examinar nombres y contenidos de estas instituciones. Las almas piadosas que se ocuparon de acogerles, empezaron por buscarles un nombre que no contuviese el menor desprecio ni el más mínimo reproche a su condición. Por empezar los consideraron enfermos, de ahí la creación de un hospital específico para ellos. Los llamaron Inocentes en un primer momento, y luego Desamparados. Y dieron vida a la Virgen de los Desamparados, que llegó a ser la patrona de Valencia. Ahora les llamamos "enfermos mentales", y a sus hospitales, "psiquiátricos"; pero tampoco son inocentes estas palabras, es decir, tampoco son inofensivas, porque se pueden usar, y en efecto se usan para ofender. No es un problema de lenguaje, sino de mentalidad. Si despreciamos una cosa, la palabra con que la denominemos, por piadosa que sea acabará contaminándose de ese desprecio.

EL ALMANAQUE de hoy te ofrece unas cuantas reflexiones sobre psiquiátricos y afines.

DIA  12

Unos orígenes humildes no condenan necesariamente a una existencia oscura. Que se lo pregunten a los cirujanos (compárese con "manobre", que es como llaman en Murcia al obrero de la construcción: "el que trabaja con las manos"; al encargado de la limpieza de las acequias lo llaman manobrero). O que se lo pregunten a los ministros (en Roma se llamaba así a los criados). De todos modos la propia palabra evidencia en la sociedad que la crea y la usa, una descalificación del trabajo hecho con las manos. Y es de ver la huella profunda que marcan en el cerebro estas palabras y las ideas que encierran. No hay manera de redimir al trabajo manual de su complejo de inferioridad frente al trabajo intelectual, cuando la realidad está inclinando el fiel de la balanza en favor de las manos. No nos basta para darle la vuelta al chip, comprobar que la universidad se ha convertido en la mayor fábrica de parados del país; que las manos son tan buenas como el cerebro (de hecho, son su prolongación y su consecuencia); que son por lo menos tantas las profesiones altamente lucrativas que se ejercen con las manos, como las que se ejercen sólo con el cerebro; que el nivel de satisfacción que produce el trabajo realizado con las manos puede ser mucho más alto que el del trabajo intelectual; y que la capacidad de embrutecimiento del trabajo "intelectual" servil es infinitamente mayor y más alienante que la de cualquier trabajo manual.

EL ALMANAQUE te propone hoy estas reflexiones a cuenta de la palabra "cirujano". ¡A ver si se nos cae de una vez la venda de los ojos!

DIA  19

Dicen algunos analistas de la historia que en el fondo todas las guerras son generacionales. Que al final todas son de viejos contra jóvenes o de jóvenes contra viejos. Y se da la paradoja de que mientras en lo individual y en lo familiar hay adoración fetichista por la juventud y aversión enfermiza por la vejez, en lo político se está dando el fenómeno opuesto: el levantamiento de pueblos viejos contra los pueblos nuevos que se han instalado en su territorio. Cuanto más vieja es una familia, más distinguida es; y cuanto más viejo es un pueblo, más derechos tiene en su territorio; y a la inversa, cuanto menos viejo, menos derechos. Los pueblos viejos, enarbolando justamente la bandera de su vejez, se están alzando contra los pueblos jóvenes, a los que quieren arrebatarles el territorio que antaño fue suyo. Por eso la vieja Europa ha asistido al drama de Bosnia y al de Kósovo, y antes a muchos otros, sin descomponer el semblante. Y ha tenido que ser la joven América la que enarbolase la bandera de los pueblos más jóvenes. Y la mayor paradoja es que ha sido fundamentalmente la pérdida de la capacidad generativa de estos pueblos, su propio envejecimiento, el que ha dado lugar a que se instalasen en su territorio otros pueblos más jóvenes y más prolíficos, a los que ahora pretenden "limpiar".

EL ALMANAQUE te ofrece hoy una reflexión puramente filológica sobre los nombres de los viejos.

DIA  26

La vida es bella, deben estar diciéndoles a los sonrosados soldaditos que llevan sus grandes juguetes a vomitar sus bombas sobre Servia, talmente como en una pantalla de videojuegos. La vida es bella y que siga el juego, que ahí abajo no pasa nada. Cuanto más daño hagas, más puntos ganas. Y si llegas a cien mil puntos, te hacen general. Así de bella es la vida. No pueden contarles ni a sus sonrosados soldaditos ni a nosotros, de qué va el juego, porque sus corazones tiernos, nuestras débiles almas no lo soportarían. ¿Cómo nos van a contar así de golpe que se trata de volver a sentarse en Yalta para recomponer el mapa geoestratégico del mundo después de la caída del muro de Berlín, aprovechando que el otrora temible telón de acero ha quedado en pobre arpillera de mendigo? ¿Cómo explicar a oídos que sólo de oír la palabra sangre se desmayan, que si se puede rediseñar el mapamundi sentándose sobre doscientos mil muertos tan sólo, no deben esperar a que el montón de cadáveres alcance de nuevo los doscientos millones? ¿Serán capaces de entender los soldaditos que hacen la guerra sin despeinarse, que si fuesen a defender los derechos humanos a Asia o a África, eso no serviría para mover ninguna línea del mapa? Cuesta mucho aún explicar que hay que aprovechar el momento de máxima debilidad de Rusia para ocupar el espacio que ha dejado vacío, y que las líneas de los mapas se trazan con sangre. Cuesta explicar que no se debe consentir a nadie que en tus dominios mueva impunemente las líneas de los mapas, como está haciendo Milósevich. Y que es imprescindible asentar una autoridad occidental eficaz e inapelable sobre trazado de fronteras y dominios territoriales. Aznar sí entiende, y está exultante de gozo.

EL ALMANAQUE se detiene hoy en la paranoia, aunque para explicar lo que pasa es preciso llegar a la esquizofrenia.