EPIFANIO

Del griego epi (epí), preposición que significa "sobre" y que se usa a menudo como prefijo de intensidad, más jainw (fáino), cuyo significado es "brillar", "lucir". Según esto, Epifanio es igual a "muy ilustre", "sumamente brillante". Del nombre propio EpijanioV (Epifánios) no se tiene constancia antes de nuestra era, de donde es razonable deducir que su aparición se debe a la festividad oriental de la Epifanía, en la que se interpreta la venida de Jesús al mundo como una brillante aparición, como una manifestación esplendorosa de Dios a los hombres.

San Epifanio, obispo de Salamina y padre de la Iglesia, nació en 310 o 315, de familia pobre, en Judea. A los 10 años, muerto su padre, fue adoptado por un judío rico, bajo cuyos auspicios aprendió el griego, el copto(egipcio), el siríaco, el hebreo y algo de latín. A los 16 años, convertido al cristianismo por el monje Luciano, entró en su monasterio. Allí, bajo la dirección de san Hilarión siguió avanzando en saber y en virtud. Por consejo de este mismo santo fue a visitar a los grandes sabios que vivían en los monasterios de Egipto. Con poco más de veinte años de edad, volvió a su país y en Eleuterópolis (la "ciudad de la libertad") fundó un monasterio a cuyo frente estuvo 30 años, al cabo de los cuales fue elegido metropolitano y obispo de Constancia (la antigua Salamina). Puso su preclara inteligencia al servicio de la fe, que recibía constantes ataques de los herejes. Murió el año 403 (alrededor de los 90 años de edad), mientras volvía de su último viaje en defensa de la fe. Nos dejó varias obras: una, a la que llamó Panárion y que se ha traducido como "herejías", en la que ataca a las 80 concubinas del Cantar de los Cantares, entendiendo por tales 80 herejías (incluye en el número de éstas 20 escuelas filosóficas griegas y sectas judías); un interesante tratado sobre pesas y medidas del Antiguo Testamento y otras varias obras exegéticas, que le valieron el título de Padre de la Iglesia.

Celebran su onomástica los Epifanios el 21 de enero (S. Epifanio obispo de Pavía al que sus padres dieron este nombre por haber visto un gran resplandor sobre su cuna; se distinguió por su extraordinaria bondad. Murió en 497); el 7 de abril (san Epifanio obispo y mártir en África); el 12 de mayo (s. Epifanio obispo de Salamina y Padre de la Iglesia); o bien el 23 de julio (S. Epifanio Sierra Conde, religioso y mártir).

Otros grandes hombres han acrecido el valor de este nombre, entre ellos Epifanio Escolástico, así llamado porque sus obras fueron usadas como libros de texto en las escuelas durante varios siglos. Epifanio de Alejandría, sabio griego del siglo II, que escribió un tratado Sobre el Trueno y los Relámpagos. Epifanio Slavinetsky (m. 1675), sabio monje que introdujo en Rusia los métodos y enseñanzas de la escuela de Kiev, que sirvieron de base para las reformas de Pedro el Grande.

Los Epifanios pueden estar ufanos de su luminoso nombre y de quienes le han dado prestigio resplandeciendo especialmente por su sabiduría. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.