PANCRACIO

Su poder está en su nombre, que significa Todopoderoso. PankrathV (Pankratés) fue uno de los sobrenombres de Júpiter. Está formado por el indefinido pan (pan), que significa "todo", más KrathV (kratés), que significa "poderoso". Como nombre de persona se conoce en Grecia ya desde el siglo III a. J.C. Tenemos los mismos elementos en la palabra Pantocrátor (Pantokratwr; pantoV / pantós es el genitivo de pan / pan), que fue la otra forma del mismo epíteto de Zeus, aplicado también a Dios, y que se ha reservado para denominar la representación de Cristo, típica del arte bizantino y románico, sentado en un trono, en actitud de bendecir, y rodeado de los símbolos de los cuatro evangelistas.

San Pancracio obispo y mártir, nació en Antioquía. Cuenta la tradición que su padre, atraído por la predicación y los milagros de Jesús, fue a Jerusalén antes de que éste subiera al cielo después de la Resurrección. Fue acompañado de su mujer y de su hijo Pancracio. Los tres recibieron el bautismo de manos de san Pedro y se volvieron para Antioquía. Muertos sus padres, Pancracio repartió sus bienes entre los pobres y se retiró al Ponto, donde se entregó a la oración y a la penitencia. Pasando Pedro por allí en uno de sus viajes, se lo llevó consigo y lo consagró obispo, enviándolo a Tauromenio, en Sicilia. Llegado a la isla, la purificó de las abominaciones paganas y derribó los templos y las imágenes de los dioses. Con su predicación y milagros convirtió a la mayor parte de la población, con el prefecto, llamado Bonifacio, a la cabeza. Pero Artagato, caudillo de los que quedaban en las montañas aferrados al paganismo, dio la batalla contra los cristianos, y habiendo vencido, prendió a Pancracio y después de someterlo a tortura le dio muerte. Su fiesta se celebra el 3 de abril.

Otro San Pancracio conmemora la Iglesia el 12 de mayo. De origen frigio, se sabe de él que siendo de edad de 14 años, fue decapitado por no querer renegar de su fe. Tuvo lugar su martirio en la via Aurelia, en tiempo de Diocleciano, el año 304 probablemente.

La iconografía y la tradición nos presentan a San Pancracio con la palma del martirio como principal distintivo. Están en plena vigencia las creencias y prácticas propiciatorias relacionadas con la imagen de san Pancracio, que ya sea en forma de estatuilla, ya sea en forma de estampa, se encuentra en infinidad de hogares y establecimientos, con su típica ofrenda de perejil, para tener y mantener salud y trabajo, y en general para atraer la buena suerte. Es práctica común guardar los billetes de lotería y demás papeletas de juegos de azar junto a la imagen de san Pancracio para que atraiga sobre ellos la suerte.

Además de la belleza y buena fortuna que el mismo nombre lleva en sí, tiene en el cielo dos buenos protectores, y un gran prestigio entre los cuitados mortales, por lo que quienes llevan este nombre, pueden considerarse afortunados y con mayor derecho a gozar de los favores del santo. ¡Felicidades! 

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.