CALIXTO

Esta voz viene del griego kallistoV (kál.listos), bellísimo, indistintamente con valor masculino y femenino. Calisto se llamaba la ninfa que retuvo durante años al héroe griego Ulises, de la Odisea, a causa del amor que sentía por él. En español se ha preferido el valor masculino. Recordemos al protagonista de la Celestina, para el que el autor eligió el nombre de Calixto para ponderar su gran belleza.

San Calixto papa, está rodeado de una atractiva leyenda. Según la tradición romana fue un gran papa, el XVII de los sumos pontífices. Fue elegido el año 218 y murió el 223. Vivió en el pacífico reinado de Alejandro Severo, pero no por ello se libró del martirio. Fue esclavo de un cristiano llamado Carpóforo, llegó a diácono primero y luego a administrador de los cementerios cristianos bajo el papa Ceferino. En aquel tiempo las catacumbas eran los obligados lugares de reunión y culto de los cristianos. Tuvo la enemistad de algunos rigoristas como Tertuliano e Hipólito, que formó el llamado cisma de Hipólito en su lucha por el papado. Se le atribuye la institución de los ayunos de las cuatro témporas. Edificó una iglesia que los taberneros reclamaron para ellos; pero el emperador les contestó que mejor servicio era dedicarlo a una divinidad que a una taberna. La tradición hace coincidir esta primitiva iglesia con la actual de Sancta Maria trans Tiberim, a la que fueron trasladados sus restos.

Otros dos papas llevaron el nombre de Calixto, entre los que destacó el español Calixto III. Nació en Valencia el año 1378 y murió en 1458. Su nombre era Alfonso de Borja. Empezando como rector de la universidad de Lérida, fue ascendiendo a cargos cada vez más importantes hasta llegar a la dignidad de papa en 1455. Tuvo una intervención decisiva en la historia de España. Intentó movilizar una cruzada, pero no lo consiguió. No obstante, detuvo a los turcos a las puertas de Belgrado el año 1456. En ese mismo año nombró cardenal a su sobrino Rodrigo, que más tarde sería papa con el nombre de Alejandro VI, el gran papa Borgia. En 1456 rehabilitó la memoria y santidad de Juana de Arco.

Calisto es un bello nombre mitológico femenino, del que se formó luego el masculino Calixto. La ninfa Calisto era hija de Lición, rey de Arcadia, y compañera de Artemisa (Diana para los romanos). Habiendo sido amada por Júpiter, Diana descubrió su preñez en el baño y ofendida, la expulsó de su compañía. Se enteró también Hera (Juno para los romanos), esposa de Júpiter y en un arranque de celos transformó al hijo en osezno y a la madre en osa. Júpiter condujo al cielo a la madre y al hijo colocándolos entre las constelaciones para formar la Osa mayor y la Osa menor. Juno pidió a los dioses marinos que no ocultasen nunca las dos constelaciones, que sirven de guía a los navegantes.

Celebran la onomástica los Calixtos el 1 de febrero, el 16 de abril, el 14 de agosto, el 14 de octubre y el 29 de diciembre. Son afortunados por tener un nombre que rezuma belleza y que está grabado en las estrellas. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.