KILIAN

Este nombre, yendo contra corriente, en vez de evolucionar desde un sustrato germánico hacia las lenguas románicas, ha hecho el recorrido inverso: ha ido desde una forma latina (probablemente Ceciliano, gentilicio de Cecilio), hacia la forma celta Kilian, que a su vez pasando al latín dio lugar a Kilianus, del que procede la forma Kiliano. El gran héroe con el que se inició este nombre, fue Cecilio Metelo, noble romano que por salvar otras vidas arriesgó la suya en un incendio. En esta operación perdió la vista; pero tanto su familia como los demás romanos consideraron muy honroso haber quedado ciego por tan noble causa, por lo que le llamaron afectuosamente "el cieguecillo", y con este nombre se honraron a partir de entonces en primer lugar su familia y además muchísimos romanos. En época cristiana llegó a ser más común en femenino: Cecilia. En las más recientes tendencias onomásticas se considera un valor la recuperación de formas antiguas y nobles de nombres que por su mucho uso se han ido devaluando. Es el caso de Kilian, forma celta del antiguo Ceciliano de origen romano.

San kilian (o kiliano) fue un monje irlandés que recibió la dignidad de obispo de Wurzburgo (Alemania). Nació Kilian hacia el 640 y desde muy joven ingresó como monje en el monasterio de Hy. Siendo aquel aún tiempo de misiones en Europa, porque sólo estaban cristianizados los grandes núcleos urbanos, pasó el santo a Francia a ejercer su ministerio de la predicación.Su labor fue sumamente fructífera, por lo que el papa le autorizó a extender su campo de acción por donde quisiera. Se internó, pues, en Alemania recorriendo las poblaciones de las riberas del Rhin, llegando a Herbipoli (Wurzburgo), en el condado de Franconia, de la que fue consagrado obispo. Extendió su acción pastoral también a Turingia, donde convirtió a Gorbert, al que persuadió para que repudiase a Geilana, viuda de su hermano, con la que se había casado. Geilana no se lo perdonó, y esperó la ocasión propicia para vengarse. Lo hizo el año 689, mandando matarle en secreto a él y a otros tres clérigos. Se conmemora la fiesta de este santo el 8 de junio según unos santorales, y el 13 de noviembre según otros. Los Kilian, por tanto, pueden optar por una de estas dos fechas para celebrar su onomástica.

El nombre de Kilian pasó también a convertirse en apellido, que honró el célebre geólogo francés Carlos Constancio Conrado Wilfrido Kilian. Nació en Schittigheim (Alsacia) en 1862. Fue catedrático de geología en Grenoble. El gobierno le puso al frente de un equipo de investigadores cuya misión era explorar en Andalucía las cadenas calcáreas situadas al norte de Sierra Nevada. Realizó también misiones geológicas en Mallorca y en el Sáhara; pero donde se concentraron finalmente sus investigaciones de campo fue en los Alpes franceses, cuyas peculiaridades geológicas llegó a conocer con una minuciosidad increíble. Cerca de una veintena de publicaciones especializadas acreditan sus extraordinarios conocimientos geológicos. He ahí un gran investigador entre los Kilian, junto al gran luchador que fue san Kilian y al valor del romano fundador del nombre. Virtudes hay en él como para sentirse satisfecho y emular a los que lo llevaron. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.