DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO - CURAR

 

Basta echar un vistazo a todo el campo léxico de esta palabra para darnos cuenta de que le hemos cerrado y desviado el significado. Pro-curar, in-curia, curioso, cura (de almas), cura (sanitaria), curación, incurable, curioso, curiosidad. Es evidente que el único significado que podemos considerar denominador común semántico de todas las palabras que forman este grupo es el cuidado o la preocupación por algo o por alguien. Cura agrorum es el cuidado (el cultivo) de los campos; cura et diligentia = cuidado y exactitud; curas adimere=quitar preocupaciones; cura puellae = el amor por la mocita; curae acres cupídinis = los cuidados (los sufrimientos) del amor; cura aquae quae sub cutem est (Celso) = la cura (el conjunto de remedios) de la hidropesía. En cuanto al verbo curare la extensión del significado es la misma: magna di curant, parva neglegunt = los dioses se cuidan de las cosas grandes, y de las pequeñas se desentienden. Por ciero, el opuesto de curare es negligere (obsérvese el doblete diligencia / negligencia). Diligere (=amar) comparte significado con un segmento semántico de curare.

De este mismo grupo léxico tenemos tres palabras derivadas del latín, pero que no han conservado su significado original. El término incurable es lógicamente el contrario de curable, que apenas se usa. Viene del latín curábilis, que no significa sólo curable, sino también "que es de cuidado, que es como para preocuparse". Al médico de cabecera Celso le llama curans (= curante) (se recuperó la forma de participio presente en practicante). Y la palabra curación (en latín curatio) no tenía el mismo significado que tiene para nosotros. Era la acción de cuidar, la solicitud, la diligencia. En línea con el significado dominante de curare. Y cuando se usa en medicina, se entiende por curatio el conjunto de cuidados y tratamientos.

Por completar el grupo léxico paso a curiosus, securus y cura. Para los romanos el valor dominante de curiosus es el que deriva de cura: cuidadoso, solícito, diligente, exacto. Aún conservamos este valor, junto con el más frecuente de deseoso de indagar y de saber. Lo importante es comprobar que todos sus valores proceden de curare. Securus procede también de curare, aunque de entrada no lo parece. El prefijo se- , que tiene también la forma sed- expresa separación, privación, alejamiento. Se-curus significa por tanto sine cura, es decir sin preocupación, sin cuidado. Y finalmente en el lenguaje eclesiástico el cura es aquel a quien se ha confiado la "cura" (en su valor latino, es decir el cuidado) de las almas. Solía decirse antes "cura de almas".

Está claro que ha cambiado radicalmente el contenido de curar. Hemos transferido a esta palabra los significados de sanar. Ni siquiera del curandero, cuyo nombre se ha formado sobre "curar", se espera que cuide al enfermo. Va directo a sanarle. La medicina dejó de ser contemplativa, especulativa y "curativa" para convertirse en eminentemente activa e intervencionista; sobre todo la hospitalaria. La "primaria" y la preventiva en cambio, atiende más a "cuidar" a los usuarios que a sanarlos.

Mariano Arnal

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.