DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO - CIRUJANO

 

La familia de palabras compuesta por curujano, cirujía, quirúrgico, procede de la respectiva familia de palabras griegas ceirourgoV (jeirurgós), ceirourgia (jeirurgía), ceirourgikoV (jeirurgikós), compuestas por los elementos ceir (jeir), que significa "mano", y -ourgoV (-ourgós), -ourgia (-ourguía) y su forma adjetiva -ourgikoV (urguikós), formas sufijas de ergon (érgon), que significa "trabajo", con lo que el compuesto resultante hace referencia siempre al "trabajo hecho con las manos".

En cuanto a la forma hay que observar que la transcripción "quir" se debe por una parte a la contracción del diptongo ei (siguiendo la tendencia evolutiva del griego), y por otra, a que la c ha perdido la aspiración al pasar por lenguas incapaces de reproducirla, entre ellas el latín; de ahí que en latín, en francés y en italiano se escriba con ch. En cuanto al segundo elemento, que transcrito letra por letra nos da "ourgía", hay que observar en primer lugar que no es posible encontrarlo como entrada en los diccionarios, porque es tan sólo una forma sufija; en segundo lugar, que ya desde la época clásica el diptongo ou se ha leído siempre "u", y que la g (gamma) únicamente tiene en griego el sonido "ga gue gui go gu", con lo que al transcribirlo al español hemos cometido una infidelidad a la fonética original, que otras lenguas no cometen: absurdamente, al no poner la "u" tras la "g" para mantener en la transcripción el sonido original, nos hemos pasado al sonido "j". Lo mismo nos ha ocurrido con la transcripción de la k mediante la "c". Si tiene la suerte de caer ante "a", "o", "u", habremos conservado el sonido original (en kaloV / kalós, p. ej., se mantiene el sonido original en las transcripciones: caligrafía); en cambio, en kejalh (kefalé), al adquirir la "c" el sonido "z" por estar ante "e", nos vamos a la pronunciación "cefal-" que nada tiene que ver con el término griego.

En cuanto al significado, los griegos llamaban ceirourgoV (jeirurgós) al que trabajaba con las manos: al artesano, al trabajador manual, y también al cirujano. Por oposición al médico (iatroV / iatrós), cuyo trabajo era eminentemente especulativo y "doctoral". Por simplificar, el médico vendía su saber, y el cirujano vendía su trabajo. De hecho era un subalterno del médico, generalmente esclavo. Del valor real que tuvo la palabra cirujano en España, nos da idea el hecho de que fuese sinónimo de barbero hasta hace 150 años. Los reyes Católicos, en el año 1500 prohibieron a los barberos sajar, sangrar, echar sanguijuelas, poner ventosas ni extraer muelas y dientes, sin previo examen por los barberos mayores. Y como por otra parte los cirujanos mayores (especialmente los llamados latinos) ejercían de barberos, hubo de prohibírselo Carlos III en 1787. Pero en 1804 la ley volvió a mezclar ambas profesiones, autorizando a los cirujanos a ejercer de barberos. En 1815 intentaron los cirujanos tener en exclusiva el derecho de abrir barberías, pero no lo consiguieron. La Real Orden de 1º de octubre de 1860 zanjó la cuestión, prohibiendo a los barberos y a cuantos no tuviesen el título de cirujano, sangrar y realizar otras operaciones de cirujía menor.

Mariano Arnal

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.