DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO - ARTRITISMO

Paso a completar el artículo (también éste es de la familia) artritis con este de artritismo, que definen los diccionarios como la disposición orgánica individual congénita o hereditaria a contraer un grupo de enfermedades que o tienen su origen, o se manifiestan especialmente en las articulaciones: entre ellas la gota, la diabetes, la obesidad, el asma, la calculosis, la artritis crónica, la dermatosis, etc. Del mismo modo que inspiran poca confianza las medicinas que todo lo curan, recela uno de los trastornos tanto físicos como psíquicos que explican innumerables patologías. Pero está en los libros, así que habrá que creerlo. Por otra parte es coherente que cualquier mecanismo vea alterado todo género de funciones cuando están afectadas sus articulaciones a causa del mal engrase. Es aquí, en la lubricación y el lubricante donde quiero detenerme.

Parece que el elemento crítico de toda articulación es el tejido sinovial o las membranas sinoviales que se encuentran en el fondo de toda cápsula articular. Su función es producir sinovia, un líquido de consistencia viscosa y naturaleza proteica (mucoproteína), indispensable para la lubricación de las superficies de frotamiento de las articulaciones y las vainas tendinosas. Se produce en pequeñas cantidades en todas las zonas articulares. El exceso de producción de sinovia es el preludio de muchas artritis. En algunos estados patológicos se produce en tal cantidad que puede llegar a la hidrartrosis, más conocida como hidropesía. La sinovial (forma sustantiva) es un pequeño saco membranoso localizado en la cara profunda de las superficies articulares, en las vainas tendinosas y entre la piel y algunas partes óseas prominentes, como la rodilla y el codo.

A la inflamación de esta membrana se la llama sinovitis. Se da también este nombre a la inflamación de los tendones, llamada asimismo tendinitis. Esta es la información que se obtiene revolviendo diccionarios y enciclopedias (la más clara en este caso, la Larousse). Espero que le sirvan de algo estas explicaciones a quien, como yo, se tropieza por primera vez con estos términos. Pero es la etimología lo que andaba buscando: he intentado, como siempre, entender el significado de la palabra a partir de su composición, y ahí me he perdido del todo.

La Larousse no se moja, la Británica tampoco; el Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas de Salvat, se despacha con que procede del latín moderno (¡sic!) synovia. La Espasa, en cambio, propone una etimología: "Sinovia. Del griego syn, con, y óon, huevo. Y la define como Secreción de la pared interna de la cápsula articular, que hace resbalar las superficies óseas. Tal como suena, parece que esa secreción tendría como característica distintiva la abundancia de cuerpos ovalados o redondos, cuya misión sería hacer funcionar las articulaciones como en los mejores sistemas mecánicos: mediante rodamientos a bolas. A falta de mayor información sobre la naturaleza de esta sustancia, no puedo hacer más que indicar la posibilidad de que sea buena la etimología, y precisamente en ese sentido. Ante la duda, sugiero alternativamente que quien puso en circulación este grupo léxico, pudo estar pensando en la palabra latina sinus (cfr. sinusitis), el nombre genérico de cualquier cavidad. En cuanto al singular concepto de artritismo, es obvio que en especial el exceso de producción sinovial ha de afectar a todo el organismo, como afecta a un motor que el aceite se pierda o pase a otros circuitos.

Mariano Arnal

 

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.