DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO

ÁTOMO

Nunca hubiesen imaginado Leucipo (autor de El gran orden del universo y de Acerca de la mente) y su discípulo Demócrito que sus puras especulaciones filosóficas iban a dar tanto de sí. Hervía en toda Grecia la pasión por conocer, pero sobre todo por dar razón de las cosas. Ya Anaxágoras, una generación antes, en su tratado Sobre la naturaleza había desarrollado la teoría según la cual toda la materia está formada de lo que su comentarista Aristóteles llamó homeomerías (un sinónimo de átomo), es decir partes iguales combinadas de diferentes formas. Todos andaban buscando la materia única de la que las cosas no son más que formas y combinaciones distintas. Insistieron, pues, los que luego fueron llamados atomistas, en que la divisibilidad hasta el infinito (la que planteaba Zenón de Elea en sus famosas aporías de Aquiles y la tortuga, la flecha, etc.) si bien era posible en el plano abstracto, era imposible aplicada a la materia. Que tenía que llegar por tanto un momento en que ya no fuera posible seguir partiendo las cosas: y que llegados a ese punto, habríamos dado con el elemento constitutivo de toda materia. A esta unidad ya indivisible, se le dio el nombre de átomo.

Era poner los cimientos de una idea tan potente como la dialéctica de lo simple y lo compuesto: si mediante sucesivas divisiones se iban des-componiendo las cosas (porque sólo es divisible lo que es compuesto, sea de partes sea de elementos), había que llegar finalmente al elemento simple, al indivisible por no ser compuesto. El átomo es ese indivisible. AtomoV (átomos), que decían los griegos. Es la negación de tomoV, (tómos) mediante la a privativa. Llamaban tomoV, (tómos) al trozo partido, a la parte, a la porción, al fragmento. Se llamó así en especial al trozo de papiro o de pergamino; de ahí nació nuestra palabra tomo que en latín se llamará volumen (de volvo, volutum), atendiendo a que está enrollado. Tiene también valor adjetivo, generalmente aplicado a la palabra, con el significado de cortante, tajante, claro, preciso. Ya de paso hay que indicar que entomología procede de entomoV, (éntomos), traducida al latín como in-sectus (con un corte –entre la cabeza y el abdomen-): ta entoma zwa (ta éntoma tzoa), los animales seccionados, los llamó Aristóteles. Tomh, (tomé) es la escisión, el corte por ablación (se usó especialmente para referirse a la castración). El adjetivo atomoV, (átomos) lo usaban los griegos habitualmente para referirse a la pradera sin segar o a la barba intonsa, y lo aprovecharon los filósofos para denominar la partícula de materia definitivamente simple, que era imposible dividir no por su exigüidad, sino porque si se rompía la unidad de materia, ésta dejaba de ser materia para convertirse en nada. Por eso la rotura del átomo (la división de lo indivisible), en vez de contradecir la teoría atómica, la confirma. Porque esa división (fisión –de fíndere, hender-) sólo violentamente puede hacerse, y constituye la más extrema agresión contra la materia. Incluso la compleja estructura del átomo, formada por numerosas partículas distintas, no contradice la indivisibilidad, sino en todo caso la simplicidad, que no es la esencia del atomismo. La destrucción del átomo desencadena una increíble "liberación" de energía (una fuerza que trabajaba hacia dentro). Una fuerza de cohesión ingente, que nunca podríamos imaginar cuánta es si no fuese porque se muestra en toda su fuerza destructiva al romper el átomo.

Mariano Arnal

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.