DIARIO MULTIMEDIA DE INFORMACIÓN - DESARROLLO PERSONAL - OCIO - CULTURA - TURISMO - Desde 1998 en la red
EL ALMANAQUE DE HOY REVISTA EL ALMANAQUE
 

LÉXICO

CORTEJAR

Del italiano corteggiare, que a su vez procede del latín cohors, cohortis. Yendo del final al principio, la palabra cohors se había usado para designar el séquito de un magistrado en provincias. Será a partir de este significado, o incluso del de Estado Mayor de un militar, el que dio lugar al concepto romance de corte. Pero el significado más generalizado de cohors fue el de cohorte, que era la décima parte de una legión (compuesta por 60 centurias, es decir seis mil combatientes), 600 soldados por tanto. Este nombre lo obtuvo el ejército del ámbito agrícola y ganadero, donde significaba corral, lugar cercado donde se guardaban aves de corral y ganado. A partir de aquí pasó a tener carácter general para designar cualquier agrupación considerable tanto de animales, como de cosas como de personas. Las derivaciones verbales exhortare y cohortare proceden ambas de cohors.

Esto del cortejo tiene su miga. Cortejar es, dice el diccionario, galantear, hacer por captarse el amor de una mujer. Es por tanto el hombre el que corteja, y la mujer la cortejada. Si fuese sólo nuestra especie la que lo practica, podríamos decir que se trata de un lastre cultural; pero no siendo así, tendremos que mirárnoslo con un poco más de respeto. Vamos pues a intentar una explicación coherente: es cierto que todo viviente es finalmente comida de otros vivientes. Hasta el hombre, que se tiene montada la vida para no convertirse en comida de ninguna otra especie, al final acaba siendo pasto de los gusanos. Siendo esto así, parece coherente que la naturaleza se haya planteado la reproducción como un sistema desbocado, porque comiéndose unos a otros los seres vivos, es como se pone coto a su crecimiento. Esto no obstante es razonable también imaginar que tal como van ascendiendo los vivientes en la escala biológica, la naturaleza haya buscado la manera de poner algunas condiciones y por tanto algunas trabas a la reproducción, para evitar que en el vértice de la pirámide alimentaria sea ésta tan abundante como en su base. El primer paso en este proceso de selección habría sido dejar atrás la reproducción asexual por simple partición de la célula en dos mitades iguales, cada una de las cuales acaba de regenerar la mitad que ha perdido; dejar atrás, digo, este sistema tan simple, monótono y rutinario, para dar el salto a la reproducción sexual, que no arranca de inercias y automatismos, sino de un intenso proceso de selección que por así decirlo se asienta en el principio del cortejo: numerosos machos, siempre sobrantes, compiten por fecundar a la hembra: El ritual del cortejo es el que determina quién es finalmente el elegido. Pero una vez producida la selección del macho, continúa el proceso: millones de espermatozoides compiten por penetrar en el óvulo; los mejores llegan hasta él y lo cortejan dando vueltas a su alrededor, hasta que éste captura al que ha sido capaz de excitar en él la capacidad de capturación. Está claro que en estos niveles de vida la naturaleza ha optado por la calidad, y no por la cantidad. Y al servicio de la calidad en la elección estaba en nuestra especie y está en las demás el cortejo. Digo estaba, porque al orientarse el sexo en nuestra especie sólo muy esporádicamente a la reproducción, no tiene ya demasiado sentido el ritual del cortejo. ¿Será por eso que ha caído en desuso? Lo malo es que con él se ha perdido parte de su gracia y de su calidad.

Mariano Arnal

Libros relacionados con el Léxico:

Copyright EL ALMANAQUE todos los derechos reservados.