SIDA

Síndrome de inmunodeficiencia adquirida. No nos podemos quejar de que sea una palabra poco clara. Dice todo lo que se sabe que es la enfermedad. Empecemos por síndrome: lo definen los diccionarios como la totalidad de los síntomas que concurren en una enfermedad, formando parte de su definición clínica, es decir de las manifestaciones de la enfermedad. La palabra existe en la lengua griega, pero con otro significado: sundromh (syndromé), de sun (syn), que significa "con", más dromein (droméin), que significa "correr" (compárese con aeródromo, velódromo, hipódromo); significa "reunión tumultuosa", "acción de reunirse tumultuosamente", es decir una reunión a la que acuden todos corriendo. El único uso clínico que detectamos en griego es la expresión de Aristóteles sundromh aimatoV eiV topon (syndromé áimatos eis tópon) = aflujo de sangre a un lugar. El latín formó el calco de esta palabra: con-cursus, con el mismo significado de "correr juntos". La forma hispana, pues, de síndrome es concurso. Esta palabra se introdujo en el léxico médico en la segunda mitad del siglo XIX. Es muy afín de síntoma, de la que es muy difícil distinguirla, y con la que está en competencia directa. El primer médico que la usa es Areteo de Capadocia, en el siglo II de nuestra era. Es una palabra formada por el prefijo sun (syn) = con, como en síndrome, más ptwma (ptóma) = caída, de manera que síntomas son las cosas que "caen" juntas, y síndromes las que "corren" juntas. Gran sutileza en la que se pierden hasta los más agudos. El síntoma es toda aquella manifestación que acompaña a la enfermedad. Su calco latino sería co-incidencia (tiene de más el prefijo in). En rigor "síntoma" es un término individual, mientras que "síndrome" es su colectivo. Lo que desorienta es que ambos, con el prefijo sun (syn) tienen apariencia de colectivos; pero en síntoma tiene valor de coincidencia con la enfermedad, y en síndrome tiene el valor de coincidencia de los síntomas entre sí. Realmente sutil. La palabra síntoma se viene usando desde el siglo XVIII. Tampococo tiene demasiada solera.

En cuanto a la inmunodeficiencia, se suele definir como el proceso en el que existe una deficiencia de la respuesta inmunitaria, ya sea de la inmunidad humoral o de la celular. Hay que pasar a definir la inmunidad. Conocemos este término por ser un privilegio político. Entendemos por inmunidad en política el privilegio de una persona (diplomático, parlamentario...) de no poder ser atacada de la forma en que los demás sí pueden. Este es sólo un significado derivado del principal, que es el de "no obligado" (munus es deber, oficio, servicio… y por evolución, regalo, don…) es decir que los que gozan de inmunidad representa que no tienen las mismas obligaciones que los demás; en este caso, la de someterse a la acción ordinaria de la justicia y de las fuerzas del orden. De este significado específico de "no poder ser atacado", obtenemos el concepto de inmunidad en medicina. Consiste, pues, la inmunidad en el estado de resistencia de un organismo respecto a un germen, generalmente por tener anticuerpos específicos frente a dicho germen, que se han fabricado por su sistema inmunitario, o que le han sido suministrados gracias a un suero inmune. (Continuará)

Mariano Arnal

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.