El almanaque de los nombres propios y comunes
VIERNES  31  de  Diciembre  de  1999   
- EL DÍA DE VENUS  Diosa del Amor y los amantes. Amor y sexo
Edición diaria. Año II. Nº 426.  Suscripción gratuita. EL ALMANAQUE es una publicación que, a imagen y semejanza de los antiguos y clásicos almanaques, pretende que el usuario pueda arrancar de él una hoja cada dia para guardarla, enseñarla, comentarla, e incluso para regalarla.

Editorial

Las cosas y sus nombres

Onomástica


El refrán

 

 

La poesia

 

 

El Humor


WEBCAM DEL DIA


Cultiva
tu inglés


La
encuestilla

 



Astrologia

Suscríbete

Especialízate en TI

La frase


PROMOCIONA EL ALMANAQUE
ES EL ÚNICO PEAJE QUE TE PEDIMOS.

Vota por El Almanaque:

BUSCADOR TEMÁTICO interno de
EL ALMANAQUE

Más de 2.650 documentos

Escribe en la ventanilla la palabra sobre la que deseas información, y el buscador te ofrecerá el listado completo de los documentos en que aparece la palabra.

  Busca tu nombre 
 


Web recomendada para hoy:

Soluciones útiles al problema del año 2000
Internet ofrece diferentes recursos y sitios web especializados donde acudir en caso de que el Efecto 2000 nos juegue una mala pasada.


Consulta todas las referencias encontradas en el almanaque sobre la palabra:
Almanaque

EDITORIAL

 

LA CULPA LA TIENE EL CERO, POR HACER DE UNO

Vamos a terciar en la polémica sobre el fin de año, de siglo y de milenio. Empiezo por el año porque sirve de referente claro e incontrovertible. Si el año tiene 365 días, celebramos el fin de año justamente en la vigésimocuarta hora del trigésimo sexagésimo quinto día; es decir que la última parte de las 365 partes de la unidad llamada año, pertenece también a la unidad. Es tan obvio que no sería necesario decirlo si no fuera porque hay que repetir el mismo razonamiento respecto al siglo y respecto al milenio. Lo repito: si un siglo está formado por 100 años, el siglo no se acaba al acabarse el año nonagésimo nono, sino en la última hora del último día del centésimo año. Y el milenio no se acaba al terminar el año noningentésimo nonagésimo nono, sino al acabar el año milésimo. Y eso es así porque si celebrásemos el fin de año el trigésimo sexagésimo cuarto día; el fin de siglo el año nonagésimo nono; y el fin de milenio el año noncentésimo nonagésimo nono, estaríamos celebrando el fin de año un día antes de la cuenta, sin haber completado los 365 días de que consta; el fin de siglo un año antes de la cuenta, sin haber completado los cien años de que consta un siglo, y el fin de milenio un año antes de la cuenta, sin haber completado los mil años de que consta el milenio. De todo lo cual se infiere que si el primer siglo consta de cien años, el primer año del segundo siglo será el que hace el número 101 (porque el número 100 corresponde al siglo primero); y el último año de ese mismo siglo será el 200, porque si hemos empezado la cuenta del primero en 1 y la hemos acabado en 100, la cuenta del segundo hay que empezarla en 101 y acabarla en 200; por lo mismo, el primer año del siglo III será el 201, y el último año del siglo III será el 300, es decir que para contar los años de un siglo, los contamos obviamente de cien en cien, y para contar los años de un milenio, los contamos de mil en mil, exactos, sin que falte ni uno. ¿Dónde está, pues, el problema? En la denominación, porque para nombrar el último año de cada siglo hemos de tomar prestado el nombre del siglo siguiente, y para nombrar el último año de cada milenio, hemos de tomar prestado el nombre del milenio siguiente. Por eso cuando decimos 2.000 nos suena como si hubiésemos dado el salto real de milenio, pero no lo hemos dado. Quien sí lo da es el contador, que se vuelve loco al tener que convertir las diez centenas en un millar. ¿Y es ahí donde empieza el problema? En absoluto; empieza en que la numeración decimal es un sistema mixto ordinal-cardinal, que para poder construir tablas de cálculo y contadores que funcionen, ha tenido que inventarse el cero (en la numeración romana no sabían qué era eso) como primera unidad de cada nuevo orden, de manera que en el orden de las unidades, la primera casilla la ocupa el cero y la última el nueve, ¡y van diez! De este modo en la segunda hilera, que será la de la primera decena, todos los números irán precedidos de un 1, que es la señal de la primera decena, al que seguirá un cero en la primera casilla, un 1 en la segunda… un nueve en la décima; y otro tanto ocurrirá con la centena y con el millar. Pero es que como el contador ha estado en cero durante todo el primer año, y sólo ha marcado el 1 al terminarse éste, el contador habrá recorrido 1000 posiciones al llegar al 999, pero no 1000 años.

EL ALMANAQUE tercia en la polémica del fin de milenio con el invento del cero.

Volver

 

UNA FRASE

 

Quanti anni fai?

Traducción literal: ¿Cuántos años haces? (No cuantos tienes, sino cuántos haces). Es así como preguntan los italianos. Y la respuesta, invariablemente, es una cifra superior en 1 a la que damos nosotros. Porque responden por el año que están recorriendo. Un bebé de meses no tiene un año, pero sí está haciendo el primer año de su vida. Nosotros empezamos a contar de cero, y los italianos empiezan a contar desde uno. Las cuentas nunca pueden ser las mismas. El italiano celebrará su centésimo cumpleaños el primer día que entra en el año 100 (y luego, que le quiten lo bailado). Nosotros esperaremos a que se haya acabado ese mágico año para celebrarlo.

 

Volver

El REFRÁN

 

FINIS CORONAT OPUS

EL FIN CORONA LA OBRA

Si se trata de celebrar, celebremos. Pero no que en el día de hoy hemos completado el segundo milenio, sino que a las 0.00 horas (¡así de lúcidos andamos todos con contadores así!) salimos del penúltimo año y entramos en el último del segundo milenio. Y que todavía nos faltan 365 días para celebrar adecuadamente la salida del segundo milenio y la entrada en el tercero. Nos queda por tanto un año de milenarismo, pero sin el efecto 2000, que es sólo de los contadores, ¡que nos han podido!

 

Volver

 

ONOMÁSTICA


SILVESTRE

El último día del año y más especialmente su noche, al ser tan singular, tan distinta de las demás, tiene nombre propio. Se llama de San Silvestre. Esa es la principal razón de la enorme popularidad de que goza este nombre. Bien venida sea.

Es evidente el origen de este nombre. Viene del latín silva, que significa "selva" y silvestre (forma animada silvestris) es su adjetivo. Como atributo de persona expresa que tiene condición selvática o que ama el vivir en la selva o como en la selva. Indica, por tanto, que es agreste, primitivo, amante de la Naturaleza, sin doblez; es el opuesto de cultivado, refinado, sofisticado...

San Silvestre I, Papa, murió el 31 de diciembre del año 335. Su pontificado duró 22 años. Fue el primer papa que pudo gozar de la paz que trajo Constantino a la Iglesia con el Edicto de Milán (313). Sus 33 antecesores, el último de ellos el Papa Melquíades, murieron mártires. Administró muy bien la nueva situación. Se le recuerda como una bellísima persona que se hacía querer tanto por cristianos como por paganos, tanto por las jerarcas como por el pueblo llano. Impulsó la construcción de iglesias en Roma, organizó el culto religioso, dotándolo de gran solemnidad e introdujo en él el canto. Fue el primero en usar la tiara pontificia. Tomó parte en los debates sobre el arrianismo e intervino en el concilio de Nicea. Asentó los primeros cimientos del derecho canónico. Cambió para la liturgia los nombres de los días de la semana, que recuerdan divinidades paganas, dejando con nombre sólo el Sábado y el Domingo y llamando "ferias" con su respectivo ordinal a los demás días, tal como se usa en portugués. Al morir fue sepultado en el templo que él había mandado construir en la Vía Salaria, sobre las catacumbas de Santa Priscila.

Personaje muy singular fue Silvestre II. Fue el Papa que dirigió el paso del primer al segundo milenio, ante el que la gente estaba aterrorizada. Fue elegido el 2 de febrero del 999 (de aquí a 32 días hará mil años). Tomó el nombre de Silvestre justamente para imitar al Papa del mismo nombre, y quiso convertir al emperador Otón III en el nuevo Constantino. Su proyecto era restaurar el imperio universal cuya capital volvería a ser Roma y rescatar los Santos Lugares, para lo que dinamizó a toda la cristiandad, apartando el ánimo de las gentes de los terrores del milenario. Fue hombre de gran prestigio científico. El pueblo bajo creía que era brujo y que tenía tratos con el demonio, sin duda por los experimentos de física a que se dedicaba. De él se dice que introdujo en Europa Occidental las cifras arábigas y que inventó el reloj de péndulo.

Sigue en las enciclopedias un elenco de Silvestres ilustres en todas las disciplinas, porque grandeza no le falta a este valiente nombre, evocador de naturaleza y libertad. ¡Felicidades!

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.

Volver

 

LAS COSAS Y SUS NOMBRES   NOMINA RERUM


 CERO

Del árabe sifr, que significa "vacío", se han formado la palabra "cifra" y la palabra "cero", que paradójicamente sería la cifra por excelencia. Otra etimología lo hace proceder del latín zéfyrum, asimilación latina del árabe céfer, también con el significado de "vacío". Los diccionarios definen el cero como la falta de valor, de cantidad o de número. Como signo numérico sin valor por sí mismo, pero que en el sistema decimal, colocado a la derecha de otro lo multiplica por 10. Y una última definición: "símbolo de la nada, que en el sistema de numeración sirve para ocupar los lugares donde no tenga que haber cifra significativa. Pero todo esto no acaba de ser verdad. Más cierto es que cada cero multiplica por 10 el número que le precede. En este caso, el 1; en el 20, multiplica por 10 el 2; en el 200 multiplica por 10 el 20; en el 3580, multiplica por 10 el 358; en el 30625, multiplica el 3 por 10. Se trata de un sistema posicional periódico, y por tanto ordinal, en el que toda serie empieza por cero: así, la serie completa de las unidades es 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9; la serie completa de la primera decena es 10,11,12,13,14,15,16,17,18,19: la de la segunda decena es 20,21,22,23,24,25,26,27,28,29, etc. Pero a nadie se le escapa que nueve unidades no hacen una decena; y más: es inútil empeñarse en que el cero no vale nada. Del 9 al 10, todo contador avanza un paso, es decir suma 1. Deberíamos decir más bien, por tanto, que el cero es una cifra que únicamente marca el valor de la cifra que le precede, sin sumar él ningún valor a esa cifra, mientras que las demás cifras además de marcar el valor posicional de la anterior, añaden o suman su propio valor. De donde se deduce que la lectura no abreviada del 10 sería: "una decena con el lugar de las unidades vacío". Aplicado esto al 100, la lectura sería: "una centena completa, con el lugar de las decenas vacío y el de las unidades también vacío". Aplicado al 900 tendríamos que leer: 9 centurias, 0 decenios y cero años. El 999 serían 9 centurias, nueve decenios y nueve años, que sumados dan 999, por lo que hay que sumarle 1 para llegar al milenio. Si estamos en el año 1999, leeremos: un milenio, más nueve centurias, más nueve decenios, más nueve años; con lo que llegados al último día del año 1999, todavía hemos de sumarle 1 año para completar los dos milenios, siendo el día de salida del segundo milenio el 31 de diciembre del año 1999+1, es decir del 2000; y el día primero del tercer milenio será el 1 de enero del 2001. ¿Y eso por qué? Pues porque a efectos de jerarquización de las unidades, decenas, centenas, millares, etcétera, la primera unidad es siempre el cero, porque el lugar contable del uno va incluido en el salto de orden ; y al haber salto de orden, neutraliza el salto de unidad, que es cero. ¿Qué ocurre, pues? Que el último número de cada orden real, ocupa en el contador la primera casilla del orden siguiente, lo que produce una discrepancia entre la realidad, en la que no existe el cero, y el contador. Para llegar a juntar 10 años he de recorrer 11 casillas; para juntar 100 años he de recorrer 101 casillas; para completar 1000 años he de recorrer 1001 casillas; para completar 2000 años he de recorrer 2001 casillas. Por eso el año 2000 es todavía el último del segundo milenio, no el primero del tercer milenio, que lo será el 2001.

Mariano Arnal

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.

Volver

 

LA POESÍA


CREPÚSCULO

EL MOMENTO INDECISO

¡Benigna misericordia
de tierra y cielo, a la tarde!
Olvidanza de uno mismo;
liberación de la carne;
sueño de pureza, sobre
el regazo de una madre.

El campo está claro, pulcro,
vitrificado, de esmalte,
un crepúsculo venoso
y bruñido, como un jade.
Hay un no sé qué en mi pecho,
hay un no sé qué en el aire.
Todo está quieto, cual si
fuera a materializarse
eternamente. La rosa
palidece. La bacante
encubre el seno lascivo.
El sátiro, entre el boscaje,
suspira. Sobre la mar,
lirios sin aroma. Un suave
vellón de corderos en
el rotundo otero. Un ánade
que vuela. Una golondrina
que vuela. Un fuego que arde
en el monte. Todo está
suspenso e inmóvil, aunque
se mueva; quietos el pájaro
que vuela y el fuego que arde.

Densa e infinita angustia;
congoja de lo inefable.
¿Arrobo místico?, ¿espasmo
voluptuoso? No se sabe.
¿Es, quizá, el alma que ansía
desnudarse del ropaje
corpóreo, o quizá el instinto
turbio que exige su parte
de bestialidad gozosa,
de rudo y pagano alarde;
ahora que salen las ninfas
desnudas hacia el estanque?
Afirmación de uno mismo;
sacudida de la carne;
sueño sensual, en un lecho
de plumas, tibias y suaves.
¡Concupscencia exquisita
de cielo y tierra a la tarde!

Ramón Pérez de Ayala

Volver

 

ESPECIALÍZATE EN TI


ÁMATE

El tercer milenio no comienza en unas horas más, pues como no hubo año cero en nuestra cronología, recién se iniciará el 1 de enero del 2001. Tampoco han pasado dos mil años desde el nacimiento de Jesús de Nazareth, pues el monje encargado de calcular la fecha se equivocó por lo menos en cuatro años. Además, la mayoría de la humanidad sigue otras cronologías y no están en el año dos mil.

Pero todo esto no importa para el hecho de las celebraciones del fin de milenio. Hace unos meses que venimos escuchando que tal o cual acontecimiento es el "último del milenio". En las próximas semanas oiremos a menudo que tal situación es la "primera del milenio". Poco interesan las explicaciones que el milenio todavía no comienza.

Además, el 1 de enero es un comienzo de año artificial. Originalmente lo fue en el equinoccio de primavera (del hemisferio norte), cuando se inicia el año natural, cuando la naturaleza toda se renueva iniciando un nuevo ciclo. Caprichos de emperadores romanos agregaron días, meses y transformaron el calendario. Ya no comienza en marzo, sino que en enero. Diciembre ya no es el décimo mes, sino que el duodécimo (¿Debería denominarse Duodiciembre?).

Pero tampoco interesa mucho en estas horas. Lo que importa es que es "Año Nuevo". ¿Por qué tanta fuerza? Porque necesitamos renovar nuestras esperanzas, nuestra fe y nuestros anhelos de un mañana mejor. El año nuevo nos permite prometernos y prometer: "El próximo año será mejor".

En medio de las fiestas y el jolgorio, deja unos minutos para definir tus mejores metas, para pensar en tus mejores sentimientos e imaginarte con ellos el próximo año.

Y piensa que si tú necesitas esperanza en un mundo mejor, también es la necesidad de los otros. Aumentarás la felicidad si te ocupas en dar una palabra de aliento y confianza a las personas con quienes te encuentres. Un elogio sincero obrará maravillas y dará energía a tu semejante para conquistar un mejor año en su vida. "Que la Fuerza te acompañe".

Sergio Valdivia Correa

Tus consultas a serval@iname.com
Puedes subscribirte a mi Boletín Gratuito de Desarrollo Personal escribiendo a serval-subscribe@listbot.com Visita http://sitio.de/exito

Volver

CULTIVA TU INGLÉS


First Night Festivals 2000

Welcome to Virtual First Night 99™, an online arts festival celebrating the New Year. This site is intended to mirror many of the activities that take place at First Night(s) celebrations on New Year's Eve in more than 200 cities across the world.

First Night was founded in Boston in 1976 in an effort to unite the community through a shared cultural celebration, and to expand and broaden the public's appreciation of the visual and performing arts.

It is our goal to bring the First Night concept to the Internet and provide a site that celebrates the rich culture and diversity of our global online community while highlighting some of the best arts sites on the Web.

We have designed this site with different venues or locations that reflect the type of arts we are celebrating. In the COFFEE HOUSE, you'll find sites for people you might find in coffee houses around the world: writers, poets, artists and others.

In the GALLERY, we feature art and photography from major museums like The Louvre and MOMA to Web sites of individual artists. In the CONCERT HALL you will find some to some of the finest music sites on the net.

In the SCREENING ROOM you will find links to Film, Video and Multimedia. On the STAGE, we will link to theatrical and dance sites. In the CHILDREN'S AREA, we have selected a number of links to sites designed specifically for children: puppets, storytelling and more.

Volver

 

LA ENCUESTILLA : Si te gusta la polémica, te ofrecemos una cada día. Saca unas cuantas copias de LA ENCUESTILLA y repártelas entre aquellas personas con quienes te guste discutir. Que te la devuelvan cumplimentada como les parezca, y a partir de ahí tienes la polémica en marcha si es eso lo que quieres, o si lo prefieres, te limitas a contrastar tu opinión con la de esas otras personas.

 

1. Si en vez contar años contásemos piedrecitas ("cálculos" es su nombre latino), no habría problema. Cien piedras habrían hecho avanzar el contador 100 pasos, y 2000 piedras lo habrían hecho avanzar 2000 pasos. Tendríamos la cuenta de la vieja. El contador también ha partido de la posición cero; pero como una piedra no dura en el contador, la primera piedra no "mantiene" el contador en cero.

   

 

 2. Pero pongamos al contador a recorrer (esa es la clave, recorrer) piezas de tela de 100 metros cada una: durante el largo recorrido de la primera tela, que está ahí, evidentemente, el contador se mantendrá a cero, cuando la realidad nos dice que está en la pieza nº 1; pero sólo dará el salto, sólo se pondrá en el 1 cuando haya pasado del todo, cuando ya no esté ahí la pieza nº 1. Y se mantendrá el contador en este número, en el 1, durante todo el tiempo en que está pasando por él la pieza número 2.

   

 

 3.Si le preguntan al operario con qué pieza de tela está trabajando la estampadora, tiene dos opciones: una, atenerse a la realidad y decir que está en la primera pieza (evidente), o mirar el contador y decir que está en la número cero. Cuando el contador dé el salto del nº 999 al 2.000, si justo en ese momento le preguntan al operario si ya está listo el pedido de 2.000 piezas que hay que entregar, mirará el contador y dirá: "tenemos listas 1999 piezas; se está estampando la que hace 2.000, pero aún hay para un buen rato".

   

 

 4. Y será justo en el momento en que el contador de la estampadora dé el salto al nº 2001, cuando sabremos que está listo el pedido de 2.000 piezas de tela; que han pasado por él 2.000 unidades. Mientras se mantenga en el nº 2.000 sabemos que sólo nos podemos llevar 1.999 piezas, que no podemos entregar el pedido. ¿Y por qué hemos de esperar a que el contador marque 2001? Porque a la que era nº1 la estuvo marcando durante todo su recorrido con el número 0.

   

 


* Si tu respuesta es NS NC (No Sabe, No Contesta), no señales nada.
Si no estás de acuerdo en absoluto, si te parece una barbaridad, tacha los tres recuadros --------------
Si estás un poco de acuerdo, haz una cruz en un solo cuadro +
Si estás bastante de acuerdo, marca dos cuadros con una cruz + +
Si estás totalmente de acuerdo, marca los tres cuadros con una cruz + + +
** Si tienes algo que añadir, añádelo.

Volver

 

CHISTES   Una chispa de humor cada dia para alegrarte el ánimo.


EFECTO 2000

Parece ser que el Y2K bug es "nada" comparado con lo que fue el Y0K bug.
Lean este documento encontrado en los sótanos del coliseo romano hace muy poco.

Querido Cassius:

Estás aún trabajando en el problema del año cero? Este cambio de A.C. a D.C. me está dando un montón de dolores de cabeza y no nos queda ya mucho tiempo. No se como la gente va a llevar esto de ir al revés. Habiendo ido siempre contando alegremente hacia abajo, tendremos que empezar ahora a contar hacia arriba. Uno pensaría que a alguien debería de habérsele ocurrido antes, y no dejarnos el problema por solucionar en el último minuto.

Hablé con Caesar la otra noche. Estaba lívido de que Julius no lo hubiera solucionado cuando estuvo arreglando el calendario. Dice que entiende que Brutus se haya puesto pesado. Nos hemos reunido con los astrólogos consultores, pero simplemente dijeron que continuar contando hacia abajo usando años A.C negativos no funcionaría. Y, como es usual, los consultores cobraron una fortuna por no hacer nada de provecho.

Por mi parte, no me imagino la arena dentro del reloj fluyendo hacia arriba. Hemos oído decir que hay tres Magos en Oriente que han estado trabajando en el problema, pero desafortunadamente no llegarán aquí hasta que todo se haya consumado. Algunos dicen que el mundo dejará de existir en el momento de la transición. Los prestamistas andan locos, claro! Alguien les han dicho que todos los intereses de usura se invertirán, y tendrán que pagar a sus clientes para poder colocar sus prestamos, percibo algo de malicia en eso.

Son malos vientos... He oído que hay planes de dejar en el establo a todos los caballos durante la media noche final de año, porque se teme que intentarían detenerse y comenzar a andar hacia atrás, causando inmensos daños a los carruajes y posibles desgracias personales.

Algunos dicen que el mundo dejará de existir en el momento de la transición y están acaparando vituallas y armas. Nosotros estamos aún trabajando en este explosivo problema del año cero.

Ya te enviaré un pergamino si sucede alguna novedad...

Ave. Plutonius

Volver


E
dita CLUB DE AUTOEDITORES TOMAYLEE. Rambla Cataluña 6,4.5 Barcelona 08800.
Tel: 93 381 03 43   Fax: 93 317 65 89
. Dirección : Mariano Arnal.
Editorial, Onomástica, Nomina Rerum y Encuestilla: : Mariano Arnal. E-mail: marnal@elalmanaque.com;
Edición, Realizació y Webmaster: Juan Luis Alvarez. E-mail:webmaster@elalmanaque.com;
Idiomas : Lola Macias. E-mail: lola@elalmanaque.com;


Formulario de suscripción a  EL ALMANAQUE ( Suscribe a tus amigos. Se alegrarán.)
Visita la web del   EL ALMANAQUE donde encontrarás acumulado todas las ediciones y además podrás subscribirte.
Para darte de baja pulsa aquí

El Almanaque se envia unícamente a los suscriptores. Para pedir información o sugerencias puedes contactar con: webmaster@elalmanaque.com .
Para utilización de materiales por publicaciones o editoriales escribir  a:distribución@elalmanaque.com.
Para insertar publicidad publicidad@elalmanaque.com .
Copyrigth http://www.elalmanaque.com  todos los derechos reservados.

Nombre: Apellido:

Email: Modo de suscripción:

Volver