El almanaque de los nombres propios y comunes
VIERNES  3  de  Diciembre  de  1999   
- EL DÍA DE VENUS  Diosa del Amor y los amantes. Amor y sexo
Edición diaria. Año II. Nº 398.  Suscripción gratuita. EL ALMANAQUE es una publicación que, a imagen y semejanza de los antiguos y clásicos almanaques, pretende que el usuario pueda arrancar de él una hoja cada dia para guardarla, enseñarla, comentarla, e incluso para regalarla.

Editorial

Las cosas y sus nombres

Onomástica


El refrán

 

 

La poesia

 

 

El Chiste


WEBCAM DEL DIA

quick_cam.jpg (15559 bytes)

Vista de la provincia de  La Rioja en Argentina.


Cultiva
tu inglés


La
encuestilla

 



Astrologia

Suscríbete

Especialízate en TI

La frase


PROMOCIONA EL ALMANAQUE
ES EL ÚNICO PEAJE QUE TE PEDIMOS.

Vota por El Almanaque:

BUSCADOR TEMÁTICO interno de
EL ALMANAQUE

Más de 2.500 documentos

Escribe en la ventanilla la palabra sobre la que deseas información, y el buscador te ofrecerá el listado completo de los documentos en que aparece la palabra.

  Busca tu nombre 
 

Web recomendada para hoy:
CINÉFILOS
Interesante página personal dedicada a actores, películas, carteleras, noticas.


Consulta todas las referencias encontradas en el almanaque sobre la palabra:
cine

EDITORIAL


CATÁLOGO DE INDECENCIAS

Es bueno saber de dónde nos viene que a unas conductas sexuales las llamemos decentes y a otras indecentes; al menos cuando decimos que hacemos lo que nos da la gana, estamos en condiciones de saber lo que hacemos, que no es poco. Y además, viendo dónde empiezan los preceptos, estamos en mejores condiciones de adivinar su razón de ser. La fuente de nuestra moral es la Biblia. He ahí, pues, un primer adelanto del catálogo de indecencias de nuestra cultura: aparece en el capítulo 18 del Levítico (uno de los libros más antiguos de la Biblia). En principio se condenan el incesto, el adulterio, la animalidad y la homosexualidad, explicando que esa es la conducta del pueblo del que salen (los egipcios) y del pueblo al que van (Canaán). 6. No debes acercarte a nadie que sea parienta carnal próxima para poner al descubierto su desnudez. 7. La desnudez de tu padre y la desnudez de tu madre no debes poner al descubierto. Es tu madre. No debes poner al descubierto su desnudez . No debes acostarte ni con tu padre ni con tu madre; es tu madre. 8. La desnudez de la esposa de tu padre no debes poner al descubierto. Es la desnudez de tu padre. 9. En cuanto a la desnudez de tu hermana, la hija de tu padre o la hija de tu madre, sea nacida en la misma casa o nacida fuera de ella, no debes poner al descubierto la desnudez de ellas. 10. En cuanto a la desnudez de la hija de tu hijo o la hija de tu hija, no debes poner al descubierto la desnudez de ellas, porque son tu desnudez. 11. En cuanto a la desnudez de la hija de la esposa de tu padre, prole de tu padre, siendo ella hermana tuya, no debes poner al descubierto su desnudez. 12. La desnudez de la hermana de tu padre no debes poner al descubierto. Es parienta consanguínea de tu padre. 13. La desnudez de la hermana de tu madre no debes poner al descubierto. Porque es parienta consanguínea de tu madre. 14. La desnudez del hermano de tu padre no debes poner al descubierto. No debes acercarte a su esposa. Es tu tía. 15. La desnudez de tu nuera no debes poner al descubierto. Es la esposa de tu hijo. No debes poner al descubierto la desnudez de ella. 16. La desnudez de la esposa de tu hermano no debes poner al descubierto. Es la desnudez de tu hermano. La desnudez de una mujer y su hija no debes poner al descubierto. A la hija de su hijo y a la hija de su hija no debes tomar para poner al descubierto su desnudez. Son casos de parentesco consanguíneo. Es conducta relajada. 18. Y no debes tomar a una mujer además de su hermana como rival para poner al descubierto su desnudez, es decir, además de ella durante su vida. 19. Y no debes acercarte a una mujer durante la menstruación de su impureza para poner al descubierto su desnudez. 20. Y no debes dar tu emisión como semen a la esposa de tu asociado, para hacerte inmundo por ello. 21. Y no debes permitir que ninguna prole tuya sea dada irrevocablemente a Moloc (se ve que se hacía mucho). No debes profanar el nombre de Dios de esta manera. Yo soy Yahvé. (sorprende que esté entre las prohibiciones de carácter sexual). 22. Y no debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable. 23. Y no debes dar tu emisión a ninguna bestia para hacerte inmundo por ello, y la mujer no debe pararse delante de una bestia para tener cópula con ella. Es una violación de lo que es natural. 22. No os hagáis inmundos por ninguna de estas cosas por las que se han hecho inmundas las naciones que estoy ahuyentando delante de vosotros. 25. Por eso la tierra está inmunda y traeré a ella el castigo por su pecado, y la tierra vomitará a sus habitantes. La ley de Moisés es una revolución de las costumbres. Si establece esas prohibiciones es porque esas prácticas eran propias del entorno en el que se movía el pueblo de Israel. Algunas de ellas, ritualizadas y mitificadas incluso. Es que el edificio más difícil que ha construido la humanidas es el de su propia conducta, y al hacerle las reformas hemos de examinar con cuidado la carga que soporta cada pared antes de derribarla, no vaya a ser que derribemos alguna pared maestra y se nos vengan abajo más plantas de las calculadas.

EL ALMANAQUE examina hoy la palabra "indecencia".

Volver

 

UNA FRASE

 

Una mala reputación es una carga ligera de levantar,
pesada de llevar, difícil de descargar.

Hesíodo

 

Volver

El REFRÁN

 

DIJO LA SARTÉN AL CAZO:
NO ME TOQUES, QUE ME TIZNAS

O Dijo la sartén a la caldera:quítate allá, culinegra. Esto es lo más suave que le suelta una mujer a la que se mete con su decencia. Porque, hay que ver lo que son las cosas, al hombre no se le pide que sea virtuoso.

Volver

 

ONOMÁSTICA

   
JAVIER

San Francisco Javier es un santo de una talla inconmensurable, que él solo da fuerza y virtud al nombre de Javier, un nombre que antes de él tan sólo tenía valor geográfico e indicaba el castillo de la familia del Santo (con el municipio anexo), y que a partir de él se convierte en nombre propio de varón tan sumamente apreciado, que llega a ser un uno de los más prodigados.

Francisco de Javier, último de los seis vástagos de Javier, nació el año 1506 en el castillo solariego. Entre los años 1525 y 1535 estudia en París humanidades, filosofía y teología. Mientras sus hermanos se habían dedicado con poca fortuna a la carrera de las armas, él decidió dedicarse a la carrera eclesiástica, en la que por su condición de noble tenía garantizado un confortable futuro.

Fue en París donde conoció a otro noble, Ignacio de Loyola, que andaba ya en la fundación de la Compañía de Jesús. Era militar, por eso pensaba en crear una "compañía", pero no de soldados, sino de sacerdotes, para ponerla a disposición del Papa. Decidió reclutar al orgulloso Francisco de Javier, y el medio de que se valió fue echarle una mano en su precaria economía, proporcionándole clases que le permitieron salir de la penuria económica mientras estudiaba teología.

De 1536 a 1540 ejerce Javier su ministerio sacerdotal en Italia, hasta que el Papa Paulo III, a instancias de los reyes de Portugal, le envía de misionero a las colonias que este país tiene en la India. Sale, pues, Javier para Goa en 1541, llegando a su destino al cabo de trece meses de viaje lleno de penalidades. Parecía que hubiesen estado esperándole. Los bautizaba a miles. Les componía un sencillo catecismo en su lengua y lo aprendían recitándolo. De ahí pasó a la Pesquería y a Travancor. Continuaron las conversiones igual de numerosas. No hacía más que pedir refuerzos a Roma y a Portugal. Estuvo un corto tiempo en Malaca y de ahí pasó a las islas Molucas, del Moro y Filipinas. En 1549 tenía fundadas casas de la Compañía de Jesús en Goa, Pesquería, Travancor, Molucas, Malaca, Santo Tomé de Meliapur, Coulam, Bazain, Ormuz. Siguió pidiendo refuerzos a San Ignacio de Loyola y al rey de Portugal. Aquello parecía la pesca milagrosa.

De ahí saltó al Japón donde hubo de adaptarse a nuevas fórmulas (los príncipes japoneses si no iba ricamente vestido y llevándoles presentes no le entendían) y a la nueva lengua. En cuanto supo un poco de japonés ya empezó a predicar. Dejó allí cuatro cristiandades: Cangoxima, Firango, Yamaguchi y Bungo, con 1.500 conversos. Y como un conquistador, siguió adelante, hasta China. Las dificultades, enormes, acabaron con sus fuerzas el 3 de diciembre de 1552. Luchó duramente, hasta el último suspiro por la causa en que creía.
Llamarse Javier no es cualquier cosa. Es llevar un nombre lleno de virtud y de fuerza, capaz de estimular y de dar alas para lanzarse a grandes empresas.

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.

Volver

 

LAS COSAS Y SUS NOMBRES   NOMINA RERUM


INDECENCIA

A este mismo grupo léxico pertenecen decencia, decoro, decorar, indecoroso. Es su tronco común el verbo decet, decere, decuit. Impersonal. Adelanto que este dato es importante. La acción de los verbos impersonales está fuera de la voluntad de las personas; no son ellas las que activan el verbo. Para un romano el decoro o la decencia estaban por encima de la voluntad. En tema de valoración de conducta las cosas son como son, sin que puedan ser de otra manera. Este entiendo que es el sentido de la impersonalidad del verbo. No ocurre lo mismo en griego. Donde los romanos dicen decet, los griegos dicen prepei (prépei); se trata de un verbo que se usaba y se siguió usando con el significado de distinguirse, hacerse notar, antes de pasar al valor impersonal de conviene, es oportuno; eso hace inevitable que este último significado participe en alguna forma del primitivo y originario.

Decet, decere, decuit significa convenir a, ser conveniente, sentar bien, estar conforme. Su participio presente es decens, decentis, que sigue manteniendo el mismo significado; para los romanos decentes eran las cosas convenientes, y eran indecentes las que no quedaban bien o las que no convenían. Y tratándose de personas, decentes eran las que se comportaban de manera decorosa, apropiada e incluso altamente positiva y bella, mientras que llamaban indecentes a los que se comportaban de forma inadecuada (no de forma escandalosa). Aunque para estas conductas, tanto las positivas como las negativas, preferían los términos decus, dedecus, decorus, indecorus, cuyo valor conocemos en español gracias a los cultismos decoro, decoroso, indecoroso (recordemos, para entender el predominio en este grupo de lo positivo, lo conveniente, lo bien parecido, que de ahí hemos obtenido decorar). Los adjetivos decens e indecens, y los sustantivos decentia e indecentia, aunque existen en latín, los desestiman la mayoría de autores clásicos, y sólo se incrementan su uso y su fuerza en el bajo latín. Donde nosotros decimos decente, los romanos decían decoroso; y lo que nosotros calificamos de indecente, ellos lo califican de indecoroso. Más aún, tal como entre los opuestos decoroso / indecoroso el término dominante es el positivo, es decir que se usa indecoroso para negar la cualidad de decoroso, en el doblete decente / indecente ocurre a la inversa: los términos dominantes son indecente e indecencia, de manera que en la práctica, decente y decencia se usan para negar que se es indecente o que se incurre en indecencia. Y una última observación sobre la indecencia: es evidente que respecto a la falta de decoro es mucho más intensa, lo que es un reflejo de que el cristianismo, para bien o para mal (no se debe juzgar a la ligera) cargó las tintas en lo que se refiere a la calificación moral e incluso estética de la conducta en general, y de la conducta sexual en particular. Porque no olvidemos que los términos decente / indecente se han especializado en lo sexual. Un vestido decente, un espectáculo decente, y especialmente una mujer decente se dice con la intención de negar su indecencia. Quizás fue necesario ese rígido control de la moral sexual para frenar la reproducción. Al estar hoy notablemente desvinculados sexo y reproducción, ha decaído el uso de los términos decente e indecente.

                                                                             Mariano Arnal

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.

Volver

 

LA POESÍA

   
So el encina, encina,so el encina.

Yo me iba, mi madre,
a la romería,
por ir más devota
fui sin compañía.
So el encina.

Por ir más devota
fui sin compañía,
tomé otro camino,
dejé el que tenía.
So el encina.

Tomé otro camino,
dejé el que tenía;
halléme perdida
en una montiña.
So el encina.

Halléme perdida
en una montiña ;
echéme a dormir
al pie del encina.
So el encina.

Echéme a dormir
al pie del encina.
A la media noche
recordé, mezquina.
So el encina.

A la media noche
recordé, mezquina,
halléme en los brazos
del que más quería.
So el encina.

Halléme en los brazos
del que más quería;
pesóme, cuitada,
desque amanecía.
So el encina.

Pesóme, cuitada,
desque amanecía,
porque ya gozaba
del que más quería.
So el encina

Porque ya gozaba
del que más quería:
¡muy bendita sía
la tal romería!
So el encina.

Anónimo
(del Cancionero musical de Palacio)

Volver

 

CULTIVA TU INGLÉS


English Rhymes

There was a young fellow of Perth
Who was born on the day of his birth;
He was married, they say
On his wife's wedding day,
And he died when he quitted the earth.

The Rainbow

Boats sail on the river,
And ships sail on the seas,
But clouds that sail across the sky
Are prettier far than these.

Rain, Wind and Snow

Rain, rain, April rain!
Bring the flowers back again,

 

Yellow cowslip, violet blue,
Butter-cups and daisies too.

Wind, wind! Autumn wind!
He the leafy trees has thinned,
Loudly hear him roar and shout;
Bar the door and keep him out.

Snow, snow, pure white snow!
O'er the fields thy covering throw.
Cover up the seed so warm
Through the winter safe from harm.

Rain, wind, snow, all three,
Each in turn shall welcome be,
Each and all in turn are sent
On the earth with good intend.

Volver

 

LA ENCUESTILLA : Si te gusta la polémica, te ofrecemos una cada día. Saca unas cuantas copias de LA ENCUESTILLA y repártelas entre aquellas personas con quienes te guste discutir. Que te la devuelvan cumplimentada como les parezca, y a partir de ahí tienes la polémica en marcha si es eso lo que quieres, o si lo prefieres, te limitas a contrastar tu opinión con la de esas otras personas.


1. Si no fuese porque tenemos instalada en nuestras conciencias la presunción de indecencia, no ocuparían tanto espacio en el lenguaje ya sea hablado, ya escrito, las protestas de decencia. Lo mismo que ocurre con la inocencia. Tiene que andar pregonando que es inocente aquel de quien se presume la culpabilidad.

   

 

 2. De todos modos es notable la relatividad incluso de la indecencia. Cosas que hasta hace tan sólo unos decenios eran consideradas las mayores indecencias, se venden ahora como opciones tan legítimas como las tradicionalmente decentes, sin que podamos vislumbrar dónde está el límite.

   

 

 3. Desde que se puede inhibir a voluntad la virtualidad reproductora de los actos sexuales, cae por su peso (enorme peso) la mayor parte de la moral sexual. Ya no pueden seguir ni siguen siendo los mismos los criterios de decencia e indecencia. El problema es dónde poner el límite, y en virtud de qué.

   

 

 4. No podemos lamentarnos de que no haya barreras, de que el comercio sexual se haya desmadrado. Porque si han caído los principios morales (mores son las costumbres) porque las costumbres anticuadas no nos sirven, ¿quién decide qué costumbres son anticuadas y cuáles no? Nadie. Las razones morales ya no valen. Sólo valen las penales, que siguen en pie en defensa de una moral obsoleta.

   

 


* Si tu respuesta es NS NC (No Sabe, No Contesta), no señales nada.
Si no estás de acuerdo en absoluto, si te parece una barbaridad, tacha los tres recuadros --------------
Si estás un poco de acuerdo, haz una cruz en un solo cuadro +
Si estás bastante de acuerdo, marca dos cuadros con una cruz + +
Si estás totalmente de acuerdo, marca los tres cuadros con una cruz + + +
** Si tienes algo que añadir, añádelo.

Volver

 

CHISTES   Una chispa de humor cada dia para alegrarte el ánimo.

 

El náufrago.

Un yuppi ambicioso decidio por fin tomarse unas vacaciones. Hizo una reserva para un crucero por el Caribe y se dispuso a pasar la mejor epoca de su vida... por el momento.

De forma inesperada, se formo un tifon que hizo naufragar el barco en pocos minutos. Cuando el hombre volvio en si, se encontro en una playa sin nadie a su alrededor, ni viveres ni nada que no fueran platanos y cocos. Acostumbrado a la vida en hoteles de cuatro estrellas, este hombre no tenia ni idea de lo que hacer. Se paso los siguientes cuatro meses odiando los platanos, bebiendo coco, añorando su vida pasada y fijando su mirada en el horizonte en busca de un barco que viniera a rescatarle.

Un dia estaba tumbado en la arena cuando percibio por el rabillo del ojo algo que se movia. Era un barco de remos, y en el iba la mujer mas hermosa que el habia visto jamas. Ella llego remando hasta el y le pregunto asombrada: "¿de donde has venido? ¿como has llegado hasta aqui?"

"Vengo remando desde el otro lado de la isla" -continuo. "Vine a parar aqui cuando mi barco se hundio"

"Asombroso", dijo el. "No sabia que hubiera habido mas supervivientes. ¿Cuantos sois? Habeis tenido mucha suerte de que el mar arrojara a vuestra playa esta barca de remos"

"Estoy yo sola" dijo la mujer. Y el mar no llevo esta barca a la playa, ni esta barca ni nada de nada.

El estaba confuso. "Entonces, ¿como has conseguido la barca?"

"Es facil" repuso la mujer. Yo misma hice la barca de materiales que he ido encontrando por la isla. Los remos estan hechos con troncos de arboles de caucho, el fondo lo teji con ramas de palmera y los laterales y la popa estan hechos de madera de eucalipto"

"Pe..pe..pero eso es imposible" tartamudeo el hombre. "No tienes herramientas, ¿como has podido hacerlo?"

"¡Ah! ¡No ha habido ningun problema en eso!" replico la mujer. "Al sur de la isla hay unos estratos poco comunes de roca aluvial. Me di cuenta de que si lo calentaba en el horno hasta una cierta temperatura, podia obtener una especie de hierro bastante ductil. Lo utilice para hacer algunas herramientas y con ellas el resto del material que necesitaba. Pero basta ya de hablar de estas cosas. ¿Donde vives?"

Bastante avergonzado el hombre contesto que habia estado durmiendo en la playa todo el tiempo. "Bien" dijo ella "ven conmigo a la barca y vayamos donde yo vivo."

Despues de unos pocos minutos remando, ella atraco el bote en un pequeno embarcadero. El hombre miraba el lugar al que habian llegado. Delante de el se abria un camino de piedras que conducia a un pequeno bungalow pintado de azul y blanco. Mientras la mujer amarraba el bote con una cuerda tejida en canamo, el hombre solamente era capaz de permanecer de pie mirandolo todo como atontado.

Mientras caminaba hacia el interior de la casa ella dijo de modo informal: "no es gran cosa, pero yo le llamo mi casa. Sientate por favor, ¿te apetece beber algo?" "No, no gracias" dijo el todavia aturdido "soy incapaz de beber una gota mas de zumo de coco". "No, no es zumo de coco" replico la mujer. "Tengo un refresco, ?te va la pina colada?"

Tratando de esconder su continua verguenza, el hombre acepto y ambos se sentaron en el sofa a charlar. Despues de que hubieran intercambiado sus historias, la mujer dijo "si no te importa, voy a ponerme algo mas comodo. ¿Te gustaria darte una ducha y un afeitado? Hay una maquinilla de afeitar arriba en el armario del cuarto de baño".

Sin preguntar nada mas, el hombre fue al baño. En el armario habia una maquinilla hecha de hueso tallado. Dos conchas afiladas se ajustaban a presion a ambos lados de un eje en cuyo extremo habia engarzado un mecanismo giratorio. ¡Esta mujer es increible!" exclamo el hombre "¿con que me sorprendera la proxima vez?".

Cuando el volvio, se encontro que la mujer llevaba como unico atuendo unas hojas de parra estrategicamente situadas y un intenso aroma a magnolias.

Ella le hizo senas con la mano para que se sentara a su lado. "Dime" comenzo a musitarle con voz sugerente mientras se sentaba mas cerca de el "hemos estado aqui durante mucho tiempo. Te habras sentido muy solo. Estoy segura de que hay algo que realmente te gustaria hacer ahora, algo que has estado añorando durante todos estos meses. ¿Verdad...?" dijo mirandole a los ojos directamente.

El no podia creer lo que estaba oyendo: "¿Quieres decir ... ", replico, "... que puedo ver desde aqui mi correo electronico?"

Volver


E
dita CLUB DE AUTOEDITORES TOMAYLEE. Rambla Cataluña 6,4.5 Barcelona 08800.
Tel: 93 381 03 43   Fax: 93 317 65 89
. Dirección : Mariano Arnal.
Editorial, Onomástica, Nomina Rerum y Encuestilla: : Mariano Arnal. E-mail: marnal@elalmanaque.com;
Edición, Realizació y Webmaster: Juan Luis Alvarez. E-mail:webmaster@elalmanaque.com;
Idiomas : Lola Macias. E-mail: lola@elalmanaque.com;


Formulario de suscripción a  EL ALMANAQUE ( Suscribe a tus amigos. Se alegrarán.)
Visita la web del   EL ALMANAQUE donde encontrarás acumulado todas las ediciones y además podrás subscribirte.
Para darte de baja pulsa aquí

El Almanaque se envia unícamente a los suscriptores. Para pedir información o sugerencias puedes contactar con: webmaster@elalmanaque.com .
Para utilización de materiales por publicaciones o editoriales escribir  a:distribución@elalmanaque.com.
Para insertar publicidad publicidad@elalmanaque.com .
Copyrigth http://www.elalmanaque.com  todos los derechos reservados.

Nombre: Apellido:

Email: Modo de suscripción:

Volver