MEDICINA

Del grupo léxico médico (ver web), es una palabra heredada de los romanos con los mismos valores iniciales que tenía para ellos, a saber: el de ciencia o arte, y el de medicamento o remedio. En la actualidad tiene asignado un valor más, de gran peso específico: el de organización. En esta ampliación del significado se refleja (igual que en la enseñanza, por ejemplo) el gran salto de la actividad individual, a la organización potentísima del sector en torno a un cuerpo de doctrina en constante evolución y a unas complejísimas estructuras profesionales, que han trascendido totalmente la individualidad. La medicina como totalidad, se gobierna como una de las más potentes industrias, en primera fila en cuanto a investigación, organización y desarrollo.

Yendo al origen latino tenemos, en primer lugar, que la palabra medicina medicinae forma parte de un extenso campo léxico formado por una treintena de palabras, entre las que destacan el verbo medeor, cuyo significado primario es cuidar, tratar, y de ahí aplicar remedios (medelae); el participio presente medens, medentis, que funcionó como primitivo nombre del médico (Democrates, e primis medentium = Demócrates, uno de los primeros médicos); mediastinus o mediastrinus, que era el nombre con que se conocía al esclavo para todo, al no epecializado, y que se asignó al ayudante del médico, y eventualmente al mismo médico; el femenino de médicus, que tanto nos cuesta asimilar a la lengua española (al hablante le suena mejor "doctora"): médica, en consonancia con el verbo medeor del que procede, era para los romanos la partera, la comadrona, la enfermera; medicábulum era el lugar adecuado para curarse; medicina llamaban los romanos a la ciencia de curar, es decir a lo que nosotros entendemos por medicina y a la cirugía. Medicinam exercere = ejercer la medicina; medicinam excolere = cultivar, estudiar la medicina; clarus medicina = famoso en medicina, es decir médico famoso. Tenían también fijado para esta palabra el valor de medicamento: medicinam facere alicui = hacer, preparar una medicina para alguien. En la fábula de la grulla y el lobo, de Fedro, en la que se atraganta el lobo, vemos claro el valor de cirugía (ver en la web cirujano): gruis periculosam fecit medicinam lupo= la grulla le hizo la peligrosa intervención al lobo. Hay que señalar como curiosidad que los romanos llamaban tanto medicina como medicamentum y medicamen (medicaminis) a los afeites, tinturas, cremas, ungüentos y pomadas de uso cosmético. El único adjetivo con que calificaban los romanos la medicina, era el de veterinaria, aunque preferían medicina iumentorum, medicina pécorum, mulomedicina. En cambio hoy los adjetivos son numerosos: medicina clínica, medicina doméstica, laboral, legal, forense, pública, privada, preventiva y un largo etcétera, resultado de la extraordinaria evolución que ha experimentado y del enorme peso social que tiene. La representación simbólica de la Medicina es dispersa: las diosas Higia (la salud) y Minerva son sus figuras femeninas; Apolo médico y Esculapio, sus figuras masculinas. Los símbolos son el bastón de nudos (las dificultades de la ciencia) con una serpiente enroscada en él (la salud); el gallo (la vigilancia); el freno y la brida (la templanza).

Mariano Arnal

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.