PLEBEYOS

Nada nuevo bajo el sol. La población de Roma estaba formada por patricios y plebeyos (y entre medio unos híbridos llamados clientes). Los patricios eran los romanos de verdad, los de apellido con solera, los de religión patria, los de armas tomar. En fin, aquellos de quienes era el territorio romano. Parte por antigüedad, parte por conquista. Los plebeyos, en cambio, eran gentes que al no pertenecer a las familias romanas (las gentes), no tenían derechos políticos ni civiles. Eran libres, pero no tenían dónde ejercer su libertad. Lo tenían copado todo los patricios. Los plebeyos eran los de fuera.

Plebs, plebis es la palabra latina en cuestión. Su campo léxico tiene poco recorrido: plebe, plebeyo, plebiscito. Parece que algo tiene que ver con la raíz ple (plenus, implere...) y por tanto con la idea de lleno, de montón. El caso es que los romanos siempre los trataron como masas. Tenían clarísima la diferencia entre el populus y la plebs. El pópulus (plural, pópulos; cae la débil postónica y queda poplos; se sonoriza la p y pasamos a poblos; se diptonga la tónica y queda pueblos; en el verbo poblar puede observarse la diptongación de la tónica); el pópulus, digo, estaba formado por las gentes, es decir por los apellidos de solera; eran los propietarios de la tierra y los que formaban el ejército. Se correspondían con el demoV (démos) griego. La plebs, en cambio, estaba formada por masas de hombres libres cuyos bienes se los había quedado el pópulus en sus conquistas, con clientes que se habían quedado sin patrón, y con hijos de uniones ilegítimas que no podían llevar el apellido de sus padres. Vivían en lo que se llamaron sub-urbios para evitar que se mezclaran con el pópulus. Al no estar vigente entre nosotros la palabra plebe, hemos expresado su significado con los despectivos de pueblo ("populacho") y de gente ("gentuza"). Pronto fueron los plebeyos la mayoría de la población de las ciudades, sobre la que cargaban los mayores pesos tributarios (lo que obligó finalmente a concederles tribunos de la plebe y a crear la categoría de los patres minorum gentium para representarlos); sobre ellos cayó también el llamado tributo de sangre, en virtud del cual estaban obligados a luchar en el ejército romano pero sin poder formar parte del mismo. Era inevitable que en estas condiciones la tensión entre el pueblo y le plebe fuese creciendo, de manera que poco a poco aquel tuvo que concederle derechos a ésta. Primero los tribunos, luego los plebiscitos, y el ius censendi, el ius militiae (fueron admitidos a las classes, es decir a los cuerpos organizados del ejército, que equivalió a ser admitidos en el populus según su rango militar), el ius tributi, el ius suffragii en los comicios centuriados. Llegaron a un cierto nivel de ciudadanía: eran cives minuto iure (ciudadanos con derecho disminuido). Así, lentamente, se fue creando una aristocracia de la riqueza (plutocracia) gracias a la cual algunos plebeyos fueron admitidos en la institución patricia por excelencia: el senado. Dejaron de ser los apellidos la mayor barrera, para acabar siéndolo la pobreza. La depauperación de los plebeyos pobres llegó hasta la addictio (el plebeyo endeudado era adjudicado -addictus- por el juez como esclavo al acreedor). Eso y más.

Mariano Arnal

Copyrigth EL ALMANAQUE  todos los derechos reservados.

DirecToSpain: Destination management company spain.
Benabola Hotel & Apartments: Hotel in Puerto Banus.
Costamueble, Tu tienda de Muebles Online: Costamueble.
Club Hípico Samuel Oliva: Club Hípico fuengirola.